EL EX MINISTRO PRESENTAR LA ESTÉTICA DE SU CAMPAÑA PARA LAS PASO

Pulen candidatura de CFK y arman estrategia para bajar a Randazzo

Después de ver a Máximo Kirchner, los intendentes leales salieron a confirmar la postulación. En tanto, planean un esquema electoral para evitar las primarias abiertas

"Si es necesario que sea candidata, lo seré". "No voy a enfrentarme con el que fue mi ministro ocho años". Las dos sentencias de Cristina Fernández de Kirchner en su entrevista en C5N van camino a ser realidad. Aunque a priori podrían ser contradictorias, ante la insistencia de Florencio Randazzo de ir a unas PASO, desoyendo el llamado de "unidad" de la ex Presidenta, están planeando un artilugio legal para que el ex funcionario sufra un déjà vu de 2015. Después de otra visita al Instituto Patria, con Máximo Kirchner de anfitrión, los intendentes "leales" salieron a confirmar la postulación de la ex mandataria, exacerbados por los resultados del auto-Operativo Clamor en las secciones electorales bonaerenses.

"Cristina será candidata", anticipó Jorge Ferraresi (Avellaneda), sin aclarar a qué cargo, antes de entrar al búnker cristinista, decorado por el ex jefe de los espías Oscar Parrilli. Ante este diario, su colega de San Antonio de Areco, Francisco "Paco" Durañona, otro de los presentes, ratificó la futura postulación.

Horas antes, luego de que se acumularan nuevos comunicados siguiendo la línea marcada por los caciques de la Tercera, reclamando CFK2017, en el peronismo orgánico ya descontaban su postulación como "algo inevitable". Por la noche, en otra cumbre en el Patria, esta vez con 270 representantes gremiales, el propio hijo de la ex Presidenta dio por descontada su postulación, en un claro mensaje a Randazzo.

"Nos viven diciendo le vamos a ganar a Cristina, como si fuera algo épico: lo épico es ganarle a (Mauricio) Macri y parar el ajuste", reprochó Máximo Kirchner. En paralelo, tildada la primera afirmación de CFK ("...lo seré), el kirchnerismo comenzó a trabajar ayer con los apoderados del PJ bonaerense para lograr cumplir su promesa de que no compita con su ex ministro. "Estamos estudiando el mecanismo jurídico electoral para evitar las PASO", confirmó un cristinista. En el randazzismo, donde reinaba ayer el nerviosismo ya estaban avisados, luego de una nota de La Política Online. "No pueden proscribirnos, por ley nos deben dejar competir", retrucaban. Como antecedente, fue el entonces ministro del Interior junto a Cristina Kirchner quienes impulsaron las internas abiertas.

Citando el caso de Martín Lousteau (otro ex ministro cristinista) que el Gobierno dejó afuera del Cambiemos porteño, en el Patria evalúan un artilugio legal similar. La diferencia es que Randazzo es afiliado al PJ, partido que integra el frente. Todavía se analiza el sello que se inscribirá el miércoles 14: con Cristina candidata (por lo que el Gobierno igual apelará a la dicotomía electoral futuro-pasado), la "marca" FpV podría ya no ser necesaria y dar paso al nombre "Unidos por Argentina" que prefieren los intendentes menos leales; una pírrica victoria para la "renovación".

Después de intentar por las buenas la unidad (dedicando hasta elogios a Randazzo e imaginando un encuentro bilateral con la ex mandataria), ahora sería por las malas: amenazar con dejarlo sin PASO, como en 2015. Todo puede quedar, igual, en una simple (y peligrosa) amenaza, al menos forzar al ex ministro a sentarse a negociar. "En 2017 tenemos que ir juntos para ganarle al macrismo, en 2019 ahí nos matamos", evaluó un importante dirigente pejotista.

El randazzismo hace su propia promesa, la de redoblar la apuesta: prepara un acto para pasado mañana de presentación de la estética (y slogan) de su futura campaña (si lo dejan competir). Podría ser la primera aparición pública del chivilcoyano en vivo y en directo.

 

Tags relacionados

Más de Economía y Política