Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Banqueros prevén "lenta recuperación" de la economía de Brasil en 2017

Así lo indicaron economistas de ese país en la jornada inaugural de la 50° Asamblea Anual de la Federación Latinoamericana de Bancos (FELABAN).

Banqueros prevén

Brasil recuperará lentamente su crecimiento económico a partir del año próximo, en un contexto de mayor apertura económica, reducción del gasto público y un plan de privatizaciones para salir de la crisis, según economistas de ese país que disertaron hoy en la jornada inaugural de la 50° Asamblea Anual de la Federación Latinoamericana de Bancos (FELABAN).

"Este año es malo pero el próximo se verá el rebrote de la economía y habrá en 2017 un crecimiento en torno a 1% y en 2018 se situará entre 2,5 y 3%. Esto es realmente importante porque sin crecimiento del PIB va a ser más difícil implementar el ajuste fiscal", dijo el economista jefe del banco Bradesco, Octavio de Barros, al disertar sobre "La economía brasileña en 2017: desafíos y oportunidades".

Según de Barros, el actual Gobierno de Brasil "está comprometido y apunta a crear mucho más que un ajuste fiscal sino a tener una nueva cultura de gobernanza presupuestaria e iniciar un debate sobre la eficiencia del gasto público".

Por otra parte, dijo que "Brasil es la economía más cerrada de las cuatro economías más grandes del mundo y también Argentina y el Mercosur son economías cerradas. En las últimas década generamos economías muy cerradas y ahora es momento de abrir la economía y hacer nuevos acuerdos, invertir en acuerdo multilaterales. Esto sería crucial para la inflación, la productividad y la economía en general".

Consultado por Télam acerca de los acuerdos en los que pueden avanzar Argentina y Brasil en el marco de los cambios políticos y económicos en ambos países, dijo que "debe haber un acuerdo en la cooperación y un cambio de actitud en cuanto a la apertura de la economía. Ambos países tienen la misma visión en cuanto a la necesidad de cambiar el Mercosur, que es un desastre. Deben hacer acuerdos comerciales bilaterales con la Unión Europea y otros países del mundo".

"Son dos gobiernos liberales en la misma dirección. Argentina y Brasil pueden liderar y apuntar a un proceso de apertura económica y mercado libre. Se necesita mayor cooperación entre ambos países. Sería un mecanismo muy positivo y somos muy optimistas al respecto", enfatizó el economista jefe del Bradesco, uno de los bancos más importantes del vecino país.

En cuanto a Brasil, agregó que "el proceso de privatizaciones que está llevando adelante es extraordinario y el programa de concesiones es muy interesante. El gobierno está generando un ambiente amistoso. Tenemos que hacer los deberes, aprobar las reformas".

A su turno, el economista jefe de Banco Safra, Carlos Kawall, sostuvo que "el juicio político a (la expresidenta) Dilma Rousseff y el nuevo ciclo económico iniciaron un gran cambio en Brasil y ahora tenemos esperanzas".

"Esta crisis por primera vez no tiene que ver con la balanza de pagos, tampoco tiene que ver con el sistema bancario. Tiene que ver con los aspectos fiscales, el gasto aumentó 6% anual en términos reales. La carga tributaria aumentó de 20 puntos del PIB a 35 puntos y ahora está en 33, cuando el promedio en América Latina es 23 puntos", dijo el especialista.

Sostuvo que en Brasil "el gasto está fuera de control y no se puede aumentar más la carga tributaria". "La recuperación de la economía de Brasil va a ser lenta, porque esta vez el sector privado tiene más apalancamiento, la deuda en las empresas y los hogares es alta, es el doble que hace seis años. El sector privado va a pasar por una sanación de sus balances y eso lleva tiempo", dijo Kawall.

Observó además que "hay un entorno internacional benigno, mucho capital extranjero. Las inversiones extranjeras directas (IED) para este año ascienden a 64.000 millones de dólares, y eso aún no refleja el cambio de gobierno. Los inversores extranjeros miran a largo plazo en Brasil. Estamos en la dirección correcta".

"Hay que tener en cuenta que tenemos una ventana hasta fin del año próximo para aprobar reformas. Las instituciones están alineadas en sacar a Brasil de esta crisis y las agencias de calificación valoran esto", agregó.

Acerca del crecimiento de la economía brasileña coincidió en que habrá un repunte aunque fue menos optimista que de Barros y dijo que "en 2018 podría crecer entre 1,5 y 2 por ciento". Por último, el vicepresidente de Febraban, Alvir Hoffman, resumió que "es un momento de cambio en Brasil, es un buen momento para un cambio y poner al país en el camino correcto".