Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Protestas y fuerte operativo de seguridad

Antes de subirse al coche presidencial en la explanada del Congreso, luego de sus 57 minutos de discurso, Mauricio Macri saludó a la plaza. Enfrente, unos pocos devolvieron el gesto del mandatario: la mayoría, entre científicos del Conicet que denunciaban un ajuste con una bandera, integrantes del colectivo "Ni Una Menos" ("Nos están matando", denunciaban con un megáfono) y docentes movilizados en plena paritaria trabada, que se enfrentaron con las fuerzas de seguridad en el momento más tenso de la jornada, respondieron con menos entusiasmo. "Andate Macri, la puta que te parió", se unieron las voces en un cántico repetido. Otros, mientras el vehículo oficial avanzaba camino a la Casa Rosada por una vallada avenida de Mayo, custodiada por gendarmes apostados cada 3 metros, optaron por otros epítetos individuales. "Basura", gritó uno. "Cínico", vociferó otro. Una mujer que había ido a apoyar el segundo 1M macrista se indignó: "Vayan a laburar, vagos". Nadie le respondió.

A diferencia de un rato antes. "Avianca, el Correo...", le gritaba un antimacrista a esa señora. "¿Ahora les preocupa la corrupción a ustedes", les dedicó. El duro cruce no pasó de lo verbal.

Con centenares de efectivos de la Policía Aeroportuaria, Gendarmería, la Federal y la Porteña, dando la impronta de un barrio militarizado, la postal del 1M fue la antítesis de la liturgia kirchnerista: no hubo movilización, salvo la de aquellos que fueron a protestar. Ninguna remera Pro-Cambiemos. Apenas una joven que se enfundó con una bandera argentina y, bajo el intenso sol, aplaudía a la par del oficialismo dentro del recinto.