Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Protesta contra la reforma jubilatoria: quedaron libres dos militantes del PO

Lo anunció esa organización en su cuenta de twitter, y señaló que “vamos por su absolución y por la libertad de los detenidos del 14/12”. Seguirán procesados.

Protesta contra la reforma jubilatoria: quedaron libres dos militantes del PO

El juez Sergio Torres decidió hoy poner en libertad a los dos militantes del Partido Obrero que quedaron detenidos luego de las protestas contra la reforma previsional, del 14 de diciembre pasado. Se trata de César Arakaki y Dimas Ponce, quienes se presentaron ante la Justicia ni bien fueron identificados en redes sociales y medios como presuntos partícipes de hechos de violencia sucedidos en las inmediaciones de Plaza Congreso. 

El magistrado decidió procesar a ambos pero los excarceló, luego de que Arakaki pasara 26 días en prisión y Dimas Ponce 15, informó el Partido Obrero en un comunicado.

"En la resolución, el juez Torres reconoce lo que explicamos desde un primer momento públicamente y en los escritos judiciales presentados ante el Juzgado Federal 12, la Cámara de Apelaciones y la Cámara de Casación Penal: la completa ausencia de pruebas que justificaran que Arakaki y Ponce sean imputados y encerrados por las acusaciones de la causa", indicó el PO.

 Para el PO "el procesamiento de Arakaki y Dimas es una arbitrariedad completa: aclarado que no puede demostrar las acusaciones en curso contra ellos, los procesa por solamente haber participado de la movilización. De ella, Torres desarrolla una evaluación subjetiva de la cual saca conclusiones inspiradas en las declaraciones de los funcionarios del gobierno. Así, acredita hechos y, aún más, da por probadas serias acusaciones con su apreciación personal, criminalizante, de la movilización del 18 de diciembre. De una manera muy peligrosa, el Juez lanza una condena general de la movilización como tal y, en consecuencia, a las organizaciones políticas, sociales y sindicatos que participaron en ella. La acción colectiva y coordinada a la que se refiere Torres no es otra cosa que el derecho de los trabajadores a organizarse en sindicatos, partidos políticos, centros de estudiantes, etc".

El magistrado también procesó hoy a dos policías, con lo que suman cuatro los procesamientos que dictó, aunque sólo continuará detenido uno de los agentes, miembro de la Policía Federal, porque según el magistrado que entiende en la causa intentó entorpecer la investigación al buscar la complicidad y el silencio de sus compañeros. 

El policía que permanecerá detenido es Dante Barisone, un efectivo del Grupo de Operaciones Motorizadas de la PFA que manejaba la moto que el 18 de diciembre pasó por arriba de un cartonero cuando estaba tirado en el piso, al que le generó lesiones en el pecho y una quemadura en la pierna. 

La escena de la agresión policial fue reconstruida por la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), que remitió al juzgado una investigación preliminar que incluía el video del atropello y la declaración del joven atropellado (Alejandro Rosado), quien dijo que ese día ni siquiera participó de la manifestación. 
 

Barisone fue procesado por el delito de "lesiones graves", que se vio agravado por abusar de su autoridad como efectivo de la Policía Federal y seguirá detenido por haberle enviado un mensaje de texto a un compañero para que no lo delatara. 
 

Barisone intentó que el policía Alejandro Irarzábal, quien iba sentado detrás de él en la moto que pisó a Rosado, no declarara en su contra para que no lo identificaran. En su declaración, el imputado había dicho que no podía saber si era él el de las imágenes porque se trataba de un policía que llevaba casco.    

Torres también dispuso el procesamiento de un policía de la Ciudad de Buenos Aires. Se trata de Alfredo Luna, un efectivo motorizado que fue filmado mientras le tiraba gas pimienta y le pegaba a Juan José Puchet, un jubilado que "no se encontraba llevando a cabo ningún accionar ilícito", según determinó el juez.

Luna fue procesado por abuso de autoridad, dado que para el juez Torres la forma en la que reprimió al jubilado "de ninguna forma se encuentra comprendida dentro de las facultades preventivas ni represivas que posee la fuerza policial".