Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Pronóstico económico: los sectores ganadores y perdedores en 2016

La consultora Abeceb prevé que las caídas más importantes se darán en los electrodomésticos con el 5,3% y la producción automotriz, con el 3,9%, y asegura que el sector agroalimentario será el gran ganador con la nueva política económica.

Pronóstico económico: los sectores ganadores y perdedores en 2016

Según un informe de la consultora ABECEB dado a conocer hoy, “Los principales sectores de la economía despedirán 2016 con resultados significativamente dispares siendo “el segmento metalmecánico el más afectado por el retroceso de la demanda” y el sector agro-alimentario “el gran ganador", con la nueva política económica.

Asimismo, pese a los recientes números negativos, la consultora marcó que “la construcción es otra de las actividades que podría verse beneficiada por los cambios en la política económica”.

Mariano Lamothe, gerente de Análisis Económico explicó que las políticas del actual Gobierno generan “un cambio en el esquema de precios relativos y en las condiciones de inversión que, evidentemente, tendrá ganadores y perdedores en los sectores productivos”.

Las caídas serán protagonizadas por la venta de electrodomésticos con el 5,3%; la producción automotriz, con el 3,9%.

Por su parte, el consumo se estancará este año, y los sectores relacionados serán impactados sufriendo una desaceleración: la industria de alimentos y bebidas se desacelerará, aumentando un 0,5% (versus 1,1% el año pasado). 

Sin embargo, a pesar de que el resultado será negativo en algunos sectores, en relación con los números del año pasado, en varios casos la performance presentará un progreso. Así se da en los automotores, que a pesar de la fuerte contracción pronosticada para este año, resulta menos adversa que la de 2015, cuando el automotriz tuvo un descenso del 11,5%; y lo mismo para la siderurgia, donde el negativo 1% representa una mejora en comparación con el negativo anterior de 8,4%, para el textil también representaría una mejoraría con respecto al año pasado, cuando se contrajo el 6,9%.

Otro retroceso importante será protagonizado por el sector de energía eléctrica, creciendo 0,8% contra 4,3%, y la construcción crecería 3,2% cuando en 2015 rebotó 7%.

También reportarán caídas –aunque menores- la de petróleo y gas, que bajará un 1,5%; el textil perderá el 1,2% y para la siderurgia se prevé una contracción del 1%.

Entre los sectores para los que se pronostica una mejora real se encuentran las exportaciones mineras y los agroquímicos.

El informe de ABECEB plantea que, en la actividad industrial, “las condiciones de una frágil demanda internacional y los menores niveles de consumo interno sentenciarán otro año de estancamiento, pese a cierta mejora de las condiciones de competitividad”.

Por otro lado, se asegura también que “el sector agroalimentario será el gran ganador con la nueva política económica”. Si bien el informe aclara que los volúmenes de la cosecha para este año “aún no mostrarán incrementos significativos”.

Las industrias procesadoras de alimentos tendrán un impulso por la mayor oferta de la producción agrícola y la ganancia de competitividad. En el caso de la ganadería, “los mejores precios incentivarán a recomponer los stocks perdidos durante la última década”.

Si bien este año va a mostrar una desaceleración, “la construcción es otra de las actividades que podría verse beneficiada por lo cambios en la política económica”, especialmente por la eliminación del cepo cambiario. La consultora prevé que, en el corto plazo, la obra pública será el principal pilar del sector y que para el largo plazo “el reacomodamiento de las cuentas públicas y el acceso al crédito internacional” impulsará la construcción.

En el caso de la energía y minería, “pese a los estímulos desde la política local, el escenario internacional de precios continúa deteriorándose”. Lo que explicaría el retroceso pronosticado.