Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Profesionales insisten en la urgencia para corregir deducciones de Ganancias

La Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas, que preside el cordobés José Luis Arnoletto, reiteró su exigencia de que se actualicen las escalas tanto de los mínimos de las deducciones personales del Impuesto a las Ganancias de las personas físicas, como para retenciones de ganancias en actividades como venta de mercaderías, alquileres, honorarios de directorio y honorarios profesionales, entre otros.

Asimismo, exigió que se revisen otros números como el tope de deducción por la compra de automóvil, el mínimo exento del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta y el del Impuesto sobre los Bienes Personales, así como las deducciones de honorarios de directorio y gasto de automóvil, y el tope para crédito fiscal por compra de automóviles, tanto como los alquileres comerciales exentos.

En un trabajo que preparó la Facpce tomando como parámetro un tipo de cambio de $ 15 por dólar, el mínimo no imponible de Ganancias de un trabajador en dependencia debería ser $ 60.300.

Otras deducciones atrasadas, como la de gastos de sepelios que sigue fija desde 2001 en $ 996, debería llegar a $ 14.943, al igual que la de prima de sepelios. Los intereses deducibles de créditos hipotecarios por préstamos otorgados a partir del 1º de enero de 2001 deberían pasar de $ 20.000 a $ 300.000, según el ejercicio numérico que hizo la Facpce.

En cuanto a los mínimos para retenciones del Impuesto a las Ganancias, todos los techos están cristalizados desde 2001.

En el caso de venta de mercaderías deberían pasar, la actualización por tipo de cambio daría que se debería pasar de un mínimo para retener de $ 12.000 a uno de $ 180.000, y para los alquileres, de $ 1200 a $ 18.000, algo más parecido a valores de mercado.

Para locación de obras y servicios y para honorarios de directorio, el mínimo para retener debería ir de los irrisorios $ 5000 actuales a $ 75.000, mientras que para honorarios de profesionales se debería pasar de $ 1200 a $ 18.000 que no es una cifra excesiva de ningún modo.

Y la deducción mínima pasaría de $ 20 a $ 300.

En cuanto a los mínimos para deducciones, el tope en el caso de compra de automóvil para uso del ejercicio profesional es desde 2001 de $ 20.000, muy lejos de los valores de mercado, y pasaría a una cifra más realista de $ 300.000.

Y la deducción de gasto de automóvil con el mismo destino pasaría de $ 7200 a $ 108.000, que tiene más que ver con los actuales valores de las naftas.

El mínimo exento de Ganancia Mínima Presunta pasaría de $ 200.000 a $ 3 millones, y el del Impuesto a los Bienes Personales que pagan las personas físicas, de $ 305.000 (actualizado a 2016) a $ 1.534.500 millones.
La deducción de honorarios de directorio pasaría de un exiguo $ 12.500 a $ 187.500, que se acerca a algo más razonable.

El tope de alquileres comerciales exentos pasaría de $ 1500 ya inexistentes a $ 22.500.