U$D

SÁBADO 25/05/2019

Primer paso de la ley de Economía del Conocimiento en el Congreso

Obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados, por amplia mayoría. El objetivo es duplicar el empleo y llevar las exportaciones de servicios basados en el conocimiento a u$s 15.000 millones en 2030

Primer paso de la ley de Economía del Conocimiento en el Congreso

Contra la lógica de la agenda parlamentaria, que en años electorales está virtualmente paralizada, el proyecto de ley de Economía del Conocimiento (EdC) avanzó a ritmo veloz en la Cámara de Diputados. Tras dos reuniones conjuntas de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Comunicaciones en marzo y abril, se logró dictamen y el miércoles 24 se votó en el recinto.

Con 182 votos a favor y 2 en contra, el proyecto quedó habilitado para su tratamiento en el Senado. La iniciativa propone incentivos fiscales para el desarrollo de actividades productivas con uso intensivo de tecnología y que requieren recursos humanos altamente calificados.

La llamada economía del conocimiento es hoy el sector más dinámico de la economía, con exportaciones en torno a u$s 6300 millones, 11.000 empresas y 215.000 puestos de trabajo. Incluye servicios contables y de consultoría, software, biotecnología, robótica, videojuegos, industria audiovisual, nanotecnología, impresiones 3D, inteligencia artificial e industria espacial y satelital, entre otras.

Para la secretaría de Emprendedores y Pymes el objetivo es "aumentar transversalmente la productividad y la creación de empleo en toda la economía". Se propone así un impulso a la innovación para potenciar a diversos sectores industriales y de servicios de la economía nacional y mejorar su productividad.

El proyecto de ley de Economía del Conocimiento, recoge la experiencia positiva resultante de la ley de Promoción de la Industria del Software (26.692/11), en vigencia hasta el próximo 31 de diciembre. Esta norma, a su vez, es sucedánea de una ley de software de 2004 (25.922). Con esta ley el gobierno se propone duplicar los empleos en estas industrias en 10 años y llevar las exportaciones a los u$s 15.000 millones en 2030.

Entre los principales beneficios, el proyecto dispone la estabilidad fiscal por 10 años, incluyendo retenciones, alícuota reducida del 15% en Impuesto a las Ganancias y adelanto del Mínimo no Imponible (MNI) de contribuciones patronales, en lugar de lo previsto por la reforma tributaria que se aplique recién en 2022. También habrá un bono de crédito fiscal transferible, equivalente a 1,6 veces las contribuciones que debieran abonarse sobre ese MNI, que pueden aplicarse al pago de IVA o Ganancias.

Cuando los exportadores paguen impuestos en países con los que no hay convenio de doble tributación, el Estado tomará esos montos a cuenta de Ganancias. Además, hay requisitos para recibir los beneficios, las empresas con menos de 3 años categorizadas como MICRO en el Registro Pyme serán admitidas con acreditar que el 70% de su facturación viene de la economía del conocimiento.

Pese al acompañamiento general, hubo algunas voces disidentes. Mientras el diputado Pablo Carro (FpV-PJ) cuestionó la noción de "autodesarrollo" que se propone y pidió modificar "el fondo de emprendedores", Roberto Salvarezza (FpV-PJ) señaló que "es imposible avanzar en el fortalecimiento de la economía del conocimiento sin sostener el sistema de ciencia y tecnología del país".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping