UN SECTOR DEL PERONISMO ACOMPAÑÓ A CAMBIEMOS PARA SOSTENER EL DEBATE Y LA LEY

Presupuesto: el Senado avanzó y Macri logra fuerte aval previo al G20

Se esperaba durante esta madrugada la sanción definitiva del proyecto, que es clave para el Gobierno. Hubo críticas en la sesión y protestas frente al Congreso

El interbloque oficialista en el Senado, con la ayuda clave de un sector del peronismo, se acercaba esta madrugada a convertir en ley el Presupuesto 2019. El texto apunta a eliminar el déficit primario el año próximo y prevé un escenario de recesión e inflación, con caída del gasto en todos los rubros en términos reales, excepto en el pago de intereses de la deuda. El escenario pesimista que plantea la iniciativa provocó un cisma en el bloque que preside Miguel Pichetto. Aun así, todo indicaba al cierre de esta edición que el Gobierno conseguía su objetivo más preciado: tener el Presupuesto aprobado antes de la reunión de los líderes del G20.

De no aparecer sorpresas, el Senado preveía votar esta madrugada además una batería de proyectos anexos. La adenda al pacto fiscal para frenar la baja de algunos impuestos y las modificaciones a los criterios de revalúo de balances para evitar que las empresas puedan pagar menos Impuesto a las Ganancias por la inflación iban camino a convertirse en ley, al igual que la creación de un monotributo social para cañeros y tabacaleros. Otros dos temas, en tanto, deberán ser discutidos en una nueva ronda en la Cámara de Diputados.

Print

Uno de ellos es el cambio en el Impuesto a los Bienes Personales para subir el mínimo no imponible a $ 2.000.000 y establecer una alícuota creciente de hasta 0,75% para patrimonios de más de $ 20.000.000, excepto para los inmuebles rurales, que sólo serán gravados con un 0,25% por encima de los $ 2.000.000. Por iniciativa de Pichetto, el Senado modificó el proyecto para incluir otra exención: las viviendas únicas. Así, la iniciativa deberá ser ratificada en Diputados en una sesión prevista para el miércoles próximo.

Además, con las firmas del peronista santafesino Omar Perotti y el radical chaqueño Ángel Rozas, los senadores incluyeron en el temario un proyecto para modificar la redacción del Presupuesto 2019 y morigerar el impuesto a cooperativas y mutuales que prevé ese texto. En la iniciativa anexa, Perotti y Rozas reducen ese tributo a una tasa del 3% sobre el capital imponible (más de $ 50 millones) que estará vigente durante dos años, y establecen que las cooperativas podrán computarlo como pago a cuenta de otros aportes.

La sesión comenzó minutos antes de las 14:30 con 39 senadores sentados en sus bancas (dos más que los necesarios para el quórum). Cambiemos llegó a ese número aun con las ausencias de los santacruceños Eduardo Costa y María Belén Tapia. Ella llegó más tarde. Él, que en la antesala del debate dejó trascender sus críticas al Presupuesto porque considera que "no da respuestas a todo lo que Santa Cruz necesita", jugaba al misterio y no había aparecido por la Cámara al cierre de esta edición.

Pero incluso con esa incógnita interna, el oficialismo confiaba en conseguir los votos gracias a los peronistas que lo ayudaron al quórum: Pichetto, Perotti, los entrerrianos Pedro Guastavino y Sigrid Kunath, el salteño Rodolfo Urtubey, la sanjuanina Cristina López Valverde, el catamarqueño Dalmacio Mera y el riojano Carlos Menem. Además, también respaldaron a Cambiemos la salteña Cristina Fiore; los neuquinos Lucila Crexell y Guillermo Pereyra; el puntano Adolfo Rodríguez Saá; la santiagueña Ada Iturrez; y los fueguinos José Ojeda y Julio Catalán Magni.

Quienes sorprendieron al facilitar el quórum pero se disponían a votar en contra del Presupuesto fueron Silvina García Larraburu, del FPV; los tucumanos José Alperovich y Beatriz Mirkin, flamantes renunciantes al bloque de Pichetto justamente por su desacuerdo con el proyecto; la formoseña María Teresa González (sobre quien su coterráneo José Mayans agitó versiones de alejamiento del bloque); los pampeanos Daniel Lovera y Norma Durango (que debieron también desmentir rumores de ruptura); el chaqueño Eduardo Aguilar y los chubutenses Mario Pais y Alfredo Luenzo.

"Como rionegrina me resulta imposible acompañar este presupuesto", definió García Larraburu, que de todas formas reclamó: "Que nadie diga que no hay voluntad de la oposición para acompañar a este gobierno, no recuerdo un gobierno democrático que haya tenido tanta voluntad opositora para acompañarlo".

En sintonía, Pais agregó: "Lamento no poder acompañar este proyecto de ley. Entiendo que todo gobierno necesita de los instrumentos para gobernar pero este programa está de espaldas a las necesidades de las mayorías".

Mientras que Mayans no dudó: "Este es un presupuesto altamente recesivo que le hace pagar a los más humildes las consecuencias de una política económica nefasta", aseguró.

Tags relacionados