Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Presupuesto bonaerense: intendentes apuran la ley para poder pagar sueldos

En medio de la crisis de los sicarios, el teléfono de los intendentes se mantuvo en silencio el fin de semana, y mientras no se aprueba el Presupuesto, no llega ayuda para sueldos

Los intendentes de la provincia de Buenos Aires pasaron preocupados este fin de semana, porque esperaban una llamada del ministro de Gobierno, Federico Salvai, para continuar las negociaciones sobre el Presupuesto, y así poder votarlo esta semana, y ese llamado nunca llegó dado que la administración de María Eugenia Vidal quedó inmersa en la crisis de los sicarios prófugos. Pero, mientras tanto, hay municipios donde no se terminaron de pagar los sueldos de diciembre, y el Poder Ejecutivo provincial supeditó continuar con la ayuda a que se vote la ley de leyes.
Varios municipios que cambiaron de signo político, como Quilmes, Brandsen, San Vicente, Berisso y General Rodríguez, se encontraron con las arcas vacías y pidieron a principios de diciembre ayuda a la provincia para pagar los aguinaldos y sueldos de ese mes. Otros como Guaminí, que sufrieron inundaciones, tienen problemas desde agosto. Pero no fueron los únicos.
El ministro de Economía, Hernán Lacunza, y el de Coordinación, Roberto Gigante, recibieron a todos los intendentes y prometieron ayuda.
Pero hace 15 días los diputados de La Cámpora impidieron la aprobación del endeudamiento que pide Vidal junto con el Presupuesto, y a partir de ese momento, los intendentes que seguían trajinando a La Plata en busca de auxilio comenzaron a encontrarse con la respuesta: "No hay Presupuesto; no tenemos fondos".
Entonces, los jefes comunales conformaron una mesa para presionar en el Congreso y la semana pasada se reunieron interminables horas con senadores y diputados peronistas de todos los sectores.
A esa mesa se sentaron los intendentes Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Gabriel Katopodis (San Martín), de la 1ª sección electoral; Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Mariano Cascallares (Almirante Brown), por la 3ª, Eduardo Bucca (Saavedra) y Juan Pablo De Jesús (Partido de la Costa), por los municipios más chicos, y Hugo Corvatta (Bolívar), por el interior provincial.
De allí salió una propuesta que consistió en admitir un endeudamiento de $ 60.000 millones, de los cuales $ 15.000 debería destinarse a un fondo específico para obras en los Municipios.
Se esperaba que el Gobierno provincial intentara acercar la cifra a los $ 70.000 millones, y que el jefe de la bancada de diputados bonaerenses y líder de La Cámpora, José Ottavis, aprovechara para intentar frustrar cualquier acuerdo.
Esto, según uno de los negociadores, rompería el bloque de diputados de la oposición, y dentro del PJ no camporista quedarían entre 8 y 12 legisladores que aportarían a los dos tercios de los votos necesarios para el endeudamiento.
El peor escenario sería un fracaso que obligue al Gobierno a prorrogar el presupuesto 2015, que contiene superpoderes para la gobernadora Vidal y dejaría a los municipios totalmente a merced de decisiones discrecionales de la administración provincial.
Y los intendentes todavía esperan comenzar a discutir la deuda de la provincia por $ 1200 millones por deudas de anticipos de coparticipación federal, juegos de azar, Fondo de Fortalecimiento de Recursos Municipales y el Fondo Municipal de Inclusión Social, comentó Gray, y añadió que el Gobierno provincial ya pide un año para ponerse al día con esos pasivos.