Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Presiona la UOM para cerrar aumento de 25% y elevar la pauta salarial de la industria

Si se consagra esa suba, la referencia en el sector fabril superará el 20% que el Gobierno logró fijar en el primer tramo de las paritarias. Alimentación también reclama mejora de 30%

Presiona la UOM para cerrar aumento de 25% y elevar la pauta salarial de la industria

Sin margen para extender la conciliación obligatoria y ante la amenaza efectiva de un escenario de conflicto en la actividad, el Gobierno, el gremio de la UOM y las cámaras de la industria metalúrgica buscarán concluir esta semana la negociación salarial de la actividad. Tras rechazar el último ofrecimiento empresario de un incremento de 22%, el sindicato que lidera Antonio Caló redoblará desde hoy la presión para asegurarse un piso de aumento de 25% y una garantía de actualización de la suba en caso de una variación mayor de la inflación.

De concretarse, la pretensión salarial de la UOM, uno de los principales gremios del sector fabril, significará un revés para la pauta del 20% que el Gobierno logró consagrar en el primer tramo de la ronda de paritarias con los acuerdos en Comercio, construcción, estacioneros y estatales de UPCN, entre otros. Y a la par, un eventual aumento de 25% para los metalúrgicos redondeará una referencia paritaria mayor en el sector industrial, donde ya firmaron convenios gremios como los mecánicos de Smata, con una suba de 14% solo para el primer semestre del año, y los aceiteros, que superaron todas las previsiones y acordaron un incremento de 31,6%.

En las próximas semanas, en tanto, se prevé la definición de la negociación en la industria de la alimentación, donde la federación gremial reclama un aumento de 30% y las empresas agrupadas en FIPAA ofrecieron una suba escalonada de 17%.

En el Gobierno admiten la preocupación por el efecto de la consolidación de un parámetro de suba mayor en la industria sobre aquellas paritarias que aún no se definieron o no comenzaron a discutirse. Entre ellas figura el caso de la negociación de Camioneros, en la que el gremio de Hugo Moyano ya anticipó un reclamo por encima del 30%; o el caso de las paritarias del transporte público de pasajeros, donde rechazan cualquier suba por debajo de 25%. Además, en el sector servicios, restan resolverse los acuerdos de Sanidad y telefónicos, además de la mayoría de los convenios de gastronómicos, que aspiran a un piso de incremento de 24%.

Al filo del vencimiento de la conciliación obligatoria, plazo que se cumplirá mañana, referentes de la UOM prevén mantener hoy encuentros informales con representantes empresarios para intentar destrabar las diferencias que impiden un acuerdo. En las últimas charlas extraoficiales de la semana pasada, las empresas elevaron una propuesta de mejora del 22% en tres tramos más una suma no remunerativa equivalente a dos puntos porcentuales adicionales, lo que llevaría el aumento total a 24%, pero el gremio insistió con el reclamo de 25% más el suplemento no remunerativo.

La apuesta de las partes es que las conversaciones de hoy permitan acortar la diferencia (3 puntos porcentuales) para lograr sellar un entendimiento esta misma semana. Si finalmente el acuerdo no prospera, el sindicato de Caló avanzará con un plan de lucha que contempla un primer tramo de paros rotativos por turnos de producción y algunas protestas, para desembarcar en la convocatoria a una huelga de 24 horas en toda la industria metalúrgica.