Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Presidencia mandó uno de sus aviones para buscar a Ban Ki-moon

En el área militar de Aeroparque, el domingo por la noche, rodeada del protocolo oficial, la canciller Susana Malcorra recibió en la pista al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. El invitado, cuyo puesto desea su ex jefa de Gabinete, descendió del Tango 02 para iniciar una maratónica mini-gira por el país.
Cuando Malcorra ofició de anfitriona, no era la primera vez en el día que Ban Ki-moon pisaba suelo argentino: venía de Misiones, de recorrer las cataratas del Iguazú. Presente en la inauguración de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro. Según informaron a este diario del Centro de Información de las Naciones Unidas para Argentina y Uruguay, el funcionario extranjero fue trasladado hasta el lado brasileño de una de las siete nuevas maravillas del mundo en un avión oficial del gobierno del vecino país. Después de cruzar la frontera, partió rumbo a Buenos Aires en el Fokker F-28 de Presidencia, recientemente puesto a punto a diferencia del abandonado Tango 01.
Luego de un primer día copado con el plato fuerte de su visita, la audiencia y almuerzo con el presidente Mauricio Macri, ayer Ban Ki-moon tuvo una cargada agenda. Temprano, recibió las llaves de la ciudad de manos del Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y después brindó una charla a jóvenes "líderes sociales".
A continuación, fue al Congreso donde fue recibido por la vicepresidenta Gabriela Michetti y el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó, junto a la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto, la diputada Elisa Carrió, y otros legisladores. Como si fuera poco, el posible antecesor de Malcorra (si se cumplen los augurios de la Casa Rosada) también pasó el tercer poder del Estado que le quedaba por ver: en los Tribunales se juntó con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.
Al recorrer el Parque de la Memoria, organizaciones de Derechos Humanos encabezadas por Estela de Carlotto, le entregaron una carta para pedirle su "cooperación" para lograr la liberación de la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala.