Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Preocupado por las protestas, Macri pidió a docentes y a la CGT retomar el diálogo

La ofensiva sindical inquieta al Presidente, que llamó a los gremios a superar los gestos de intolerancia. Escaló el conflicto con los maestros que insisten con no iniciar las clases

Preocupado por las protestas, Macri pidió a docentes y a la CGT retomar el diálogo

Todavía entusiasmado por el resultado de su gira oficial a España, Mauricio Macri arribó ayer al país con una inquietud insoslayable: cómo maniobrar ante el horizonte de un marzo teñido por la escalada del conflicto socio-laboral, con el paro docente y la marcha multitudinaria que promete la CGT como instancias dominantes. No fue casual entonces, que en su primer declaración pública, el Presidente haya apelado –por ahora con escaso éxito– a superar las expresiones de "intolerancia" y a recomponer el diálogo como espacio privilegiado para resolver diferencias.

"Tenemos que extremar la vocación por el diálogo, la tolerancia para entender que si hacemos más de lo mismo que hicimos en los últimos diez, quince o veinte años, las cosas no van a mejorar", advirtió ayer Macri en declaraciones a radio Mitre.

Su mensaje tuvo como principales destinatarios a los gremios docentes, que anunciaron un paro de 48 horas que pone en peligro el inicio de las clases ante el fracaso de la paritaria sectorial, y a la conducción de la CGT, que marchará el 7 de marzo contra la política económica oficial y el deterioro del empleo.

Macri interpretó ayer esas protestas "como parte de una transición que tenemos que recorrer en el país. Hay una resistencia a pensar que la solución es el diálogo y entender la realidad en el contexto, no solo plantarse en lo que uno necesita". Y añadió: "Tenemos que sentarnos en una mesa, ver que es lo que cada uno tiene que ceder y lo que cada uno tiene que poner para que la Argentina salga adelante".

El sentido del reclamo presidencial fue reforzado por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y funcionarios de la administración bonaerense de María Eugenia Vidal, que enfocaron su ofensiva hacia las medidas de fuerza de los docentes. "Adelantarse con un paro cuando todavía hay mesas de negociación abiertas y queda tiempo para seguir negociando puede verse como una medida quizás desproporcionada", juzgó el titular de la cartera laboral nacional. Y consideró que "en estas lecturas uno ve a veces acciones de características más políticas".

Similar argumento desgranó Marcelo Villegas, ministro de Trabajo de Vidal, quien calificó de "gravedad institucional" la huelga dispuesta por los gremios docentes, aunque ratificó la voluntad de la administración provincial de "intentar el diálogo hasta último momento" para garantizar el normal inicio del ciclo lectivo. Mientras Hernán Lacunza, el ministro de Economía de Vidal, embistió duramente contra el titular del Suteba, Roberto Baradel, al que reprochó que "hace rato que está bloqueando el diálogo, amenazando, y ahora concretando un paro".

Pese a las críticas oficiales, tanto los gremios docentes como los referentes de la cúpula de la CGT insistieron ayer en ratificar con sus fundamentos las medidas dispuestas para la próxima semana. Al respecto, Héctor Daer, uno de los miembros del triunvirato cegetista, se esperanzó en que la protesta sirva para que "el Gobierno entienda" los reclamos.

"La marcha se hace, ténganlo en claro todos, si el Gobierno cree que podemos encauzar modificaciones, que ellos las tienen que encauzar, nosotros no gobernamos, bienvenido sea", afirmó el gremialista. E insistió en tomar distancia del llamado de la ex presidenta Cristina Fernández a su tropa para que acompañe la marcha de la central obrera al advertir que "la gran movilización va a ser de los trabajadores. Que vengan todos los que tengan los mismos reclamos", invitó.

Además, el dirigente justificó la huelga definida por los docentes y remarcó que "la responsabilidad de que empiecen las clases es del Gobierno".