Precios en baja, sin quebrar la inercia inflacionaria

Para el Gobierno la inflación de enero se ubicará debajo del 3%, en un sendero descendente hacia adelante. Analistas piden anclar expectativas a través de un acuerdo de precios y salarios.

A horas de que se conozca el índice de precios al consumidor (IPC) de enero, el Gobierno y las consultoras privadas coinciden en que los precios minoristas entraron en una espiral descendente, aunque discrepan en el nivel de inflación con que terminó el primer mes del año.

Desde el Gobierno admiten que en los primeros días de enero se sintió el impacto de la aplicación del IVA en alimentos, que desde los meses previos estaban exentos, pero que luego los precios se desaceleraron de modo importante, cerrando el mes por debajo del 3%. Algunos optimistas incluso lo ubican más cerca del 2,5%.

Entre los analistas privados hay consenso en que la inflación estuvo por debajo de diciembre (3,7%) y en la zona del 3/3,2%. Las primeras estimaciones para febrero ven un nuevo escalón hacia abajo, que podría terminar el mes en torno al 2,5%.

Más allá de la discusión sobre el número final de la inflación, hay dos cuestiones insoslayables. Por un lado, la evolución de los precios en enero sigue siendo demasiado elevada para los golpeados bolsillos de los consumidores. Pero además, pese al congelamiento de tarifas y combustibles, y con tipo de cambio estable, aún no se logró anclar expectativas en los precios no regulados, lo que pone presión a la inflación futura.

"El IPC nos dio 3,1% en enero, con una notoria desaceleración en la segunda quincena", señaló Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina, para quien "es probable que febrero ya perfore el 3%". El problema sigue siendo la inflación núcleo (sin precios estacionales y regulados), que continúa por encima del promedio.

"El acuerdo de precios y salarios ha quedado postergado por la negociación de la deuda hasta nuevo aviso. Si querés cortar la inercia, necesitás trabajar sobre el componente inercial y así se necesita un acuerdo de precios y salarios generalizados", aclaró Sigaut Gravina.

Juan Ignacio Paolicchi (EcoGo), señaló que el relevamiento de precios de enero dio 3%, pese a tener tipo de cambio y tarifas congeladas. "Esto se debe a la falta de algún tipo de referencia nominal, algún acuerdos de precios y salarios, que permita encaminar la inflación hacia un sendero previsible", explicó.

Las subas más importantes en el primer mes del año estuvieron en esparcimiento y alimentos y bebidas y esparcimiento. Aquí hay un dato para seguir. Para EcoGo "si la inflación dio 3%, alimentos subió 4,5%". Con todo, Paolicchi admite que hay un sendero decreciente, al punto que para febrero estiman una inflación en la zona del 2,6/2,7%.

Desde Elypsis observan que la inflación de enero se ubicaría en 3,2%, pero con una fuerte desaceleración hacia las últimas semanas del mes. "Se ve claramente una desaceleración importante en los precios, que de hecho nos lleva a revisar con sesgo a la baja nuestras estimaciones de inflación", explicó Martín Kalos, economista jefe de la consultora.

Según el relevamiento de Elypsis enero arrancó muy alto "en parte, por el arrastre de diciembre", indicó Kalos. En un escenario en que las dos últimas semanas de enero fueron muy bajas, 0,3% y 0,1% respectivamente, esto "deja un arrastre muy bajo para febrero", precisó. La estimación para este mes es de 2,5%.

"Para enero estamos proyectando una inflación de 3,1%, con precios regulados relativamente estables en el marco del congelamiento (transporte, agua, luz, gas, naftas, etc.)", destacó Ricardo Delgado, director de Analytica.

Delgado explicó que la decisión de "retrotraer los precios de medicamentos y el programa Precios Cuidados sirven para amortiguar la inercia inflacionaria". Sin embargo, admitió que "se hace complejo sin un plan antiinflacionario integral".

Tags relacionados