Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Precio de la ropa: sólo el 20% corresponde al costo de producción

Un informe de la Fundación ProTejer y la Cámara de la Indumentaria (CIAI) reveló que de $ 1000 gastados en una prenda de marca, sólo $ 450 llegan a la cadena

Precio de la ropa: sólo el 20% corresponde al costo de producción

La fuerte caída en las ventas de los shoppings, que en mayo llegó a 20 puntos porcentuales aproximadamente –la facturación creció apenas 20,7%, con una inflación mayor al 40% interanual– se explica por el combo recesión más inflación. La actividad se está sintiendo en todos los comercios, pero en los centros de compras la baja es más pronunciada por los altos precios que cobran las marcas allí presentes.

Un estudio realizado por la Fundación ProTejer y la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) reveló que del valor de una prenda comprada en un shopping o en un comercio ubicado en una calle comercial, apenas el 20% corresponde al costo del producto. A su vez, el 55% del ticket se conforma de gastos impositivos, financieros y del pago del alquiler del local.

Estos son los valores de composición del precio final de las prendas de marca, que representan apenas el 12% del mercado. Es decir que de un ticket de $ 1000, sólo $ 450 corresponden a etapas de la cadena de valor textil. "Alrededor de un 55%, en promedio, está relacionado con gastos que abona el consumidor y que no remuneran a ningún eslabón de la cadena textil y de indumentaria", dice el documento al que accedió El Cronista.

De este porcentaje, 25,5% se destina al pago de impuestos (IVA, Impuesto a las Ganancias, Ingresos Brutos y Débitos y Créditos Bancarios); 15% a los gastos financieros relacionados al uso de tarjetas de crédito y débito y promociones bancarias afrontadas por las empresas de indumentaria, y 14,9%, a gastos inmobiliarios por alquileres.

Estas erogaciones asociadas a la renta del espacio comercial en un shopping suponen no sólo el alquiler y las expensas, sino que también incluye un fondo de publicidad mensual obligatorio, así como otros "costos irrecuperables" para el locatario como son el pago de una llave de negocio; un aporte inicial de publicidad adicional al gasto mensual y la comisión inmobiliaria por el total del contrato de alquiler, señala el informe.

En cuanto a los gastos financieros, a los costos mensuales por el alquiler de la terminal de captura (conocida como posnet) se debe agregar el arancel por el uso de las tarjetas de crédito y débito (3% y 1,5%, respectivamente), y finalmente el costo impuesto en forma obligatoria por los bancos por la aceleración de los pagos realizados en cuotas. Estas tasas oscilan entre el 45% y el 55% anual, dependiendo de las cuotas.
Del 45% que queda en la cadena textil, el 20% corresponde al costo de la mercadería vendida en el local, que incluye el embolsado, el etiquetado y el código de barra en la prenda. Sin contar esos pasos, sólo el costo de producción corresponde al 14,5% del total de la torta.

Los gastos de comercialización y distribución se llevan el 15,1% y el Diseño y Marketing, el 4,7%. De esta manera, la rentabilidad empresaria se ubica en torno al 4,8%, según el informe. "Estructuralmente, no hay muchos cambios respecto de lo que venía ocurriendo. Pero con esta información queremos remarcar que más de la mitad del ticket corresponde a impuestos, bancos y alquileres, por lo que tenemos que seguir avanzando en políticas públicas para resolver esta alta incidencia", señaló el director ejecutivo de la fundación, Ariel Schale.

El economista agregó que del 20% del costo de la ropa que va a la industria, cerca de un 40% corresponde a carga impositiva, ya que la fabricación de una prenda contiene muchos eslabones y en cada uno hay que pagar los impuestos. La rentabilidad de la industria textil oscila entre el 3 y el 4%, indicó Schale.