Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Prat-Gay cuestionó a empresarios por no tomar riesgos y los apuró a que inviertan

Algunas empresas hicieron anuncios, pero muchos ya estaban predefinidos. La mayoría esperará este año a ver cómo se recupera la economía. Hoy, sólo expectativas

Prat-Gay cuestionó a empresarios por no tomar riesgos y los apuró a que inviertan

El arranque del segundo semestre se avecina y las condiciones macroeconómicas distan todavía de mejorar. En este contexto, salvo algunos anuncios de inversiones puntuales, las compañías todavía no pusieron primera para definir nuevos proyectos en la Argentina. Y tampoco lo harán hasta no avizorar que el país se encamina y que el presidente Mauricio Macri puede avanzar en el plan que se propuso.

Molesto con esta realidad, hace tiempo que el Gobierno viene cuestionando a los empresarios por haber insistido para que la nueva administración realice cambios en la economía y, una vez logrados, se sientan sobre los dólares o, peor aún, los invierten en el mercado financiero.

Ayer volvió a criticar al establishment el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, al plantear en declaraciones a un canal de televisión que "a los empresarios argentinos les falta asumir riesgos para invertir" y que "se equivocan cuando esperan que el Gobierno resuelva hasta el último renglón de su lista de preocupaciones" para tomar las decisiones. "En cualquier lugar del mundo, el empresariado toma riesgos porque ve una oportunidad. Acá falta eso", afirmó el ministro, quien recomendó a los hombres de negocios que lo hagan porque "el país ya arrancó".

Además, Prat-Gay contó que le dice al empresariado local que si la inversión no viene de adentro, lo hará de afuera, ya que "el entusiasmo que hay sobre Argentina es inmenso". "Este es un tren que ya arrancó. Ya les dije que si esperan que se resuelvan todas las situaciones para invertir, se les va el tren. Y el que se suba tarde, perderá la oportunidad".

Ni bien asumió, el Gobierno tomó varias medidas necesarias para mejorar el clima de negocios. La salida del cepo y el arreglo de la deuda para sacar a la Argentina del default técnico fueron las más importantes, pero también fue sustancial para algunos sectores la actualización de las tarifas de servicios públicos. Además, se quitaron retenciones a las exportaciones del campo y de economías regionales y otras medidas para impulsar el comercio exterior. Con el fin del cepo cambiario y el arreglo con los holdouts, a las empresas se les volvió a permitir girar utilidades, otro gran logro para el establishment.

Aún así, como se quejan en el Gobierno, el aluvión de inversiones esperado por Macri no está apareciendo todavía y el consenso de los empresarios es que todavía hay que esperar a ver cómo se encamina la economía, que este año terminará –según las proyecciones– con un 40% de inflación. Algunas compañías hicieron anuncios (Unilever, General Motors, Dow, Axion Energy, Fiat, Globant, entre otras) pero muchos de los proyectos ya estaban definidos previamente.

Según el jefe del Palacio de Hacienda, el Gobierno necesita "un semestre de changüí para ordenar el desorden que se fue armando meticulosamente durante doce años. A medida que nos acerquemos al segundo semestre, van a ver con muchísima claridad cómo empieza a recuperarse la economía". Además, agregó: "Este semestre no terminó todavía y, a medida que transcurra el segundo, verán con claridad cómo baja la inflación y crece la economía". En línea con esta idea, el ministro vaticinó que la meta de inflación para 2017 es del 17%, pero que antes de octubre de este año, va a estar debajo del 2% mensual.
 

Prat-Gay también se refirió a los ajustes de tarifas y enfatizó que sabían que éste era el momento para avanzar con algunas medidas que eran necesarias, aunque más antipáticas, y que eligieron bajar en cuatro años lo que otros hubieran propuesto reducir en dos. El ministro admitió que "hay correcciones fuertes en los precios de las tarifas" y lamentó que los ciudadanos estén sufriendo esta recomposición, pero se "evitó la alternativa de ajustar fuertemente el gasto público", dijo.