Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Prat-Gay reconoció que el déficit fiscal previsto para 2017 “es muy alto”

Sin embargo el ministro de Hacienda consideró que “sería un error ser más agresivos” en reducirlo más rápidamente.

Prat-Gay reconoció que el déficit fiscal previsto para 2017 “es muy alto”

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso de Prat Gay, consideró hoy que un déficit fiscal de 4,2%, que es el que proyecta el Gobierno para 2017, “es muy alto, pero sería un error ser más agresivos” en reducirlo más rápidamente.


 
“Con el 4,2% no le ponemos presión a una economía que en estos momentos tiene una recuperación incipiente. Es un déficit muy alto, pero sería un error ser m s agresivos en su reducción, porque eso nos llevaría a matar la incipiente recuperación”, enfatizó el funcionario.


 
Al presentar el proyecto de Presupuesto Nacional 2017, Prat Gay comentó que “habida cuenta de la situación macroeconómica, nos parecía que si nos seguíamos ciñendo a la meta de déficit fiscal de 3,3% que ofrecíamos al inicio de nuestro mandato, sin tomar en cuenta las modificaciones presupuestarias importantes que se fueron dando en el año, hubiera implicado buscar partidas en otro lado por cerca de 1 punto del PBI e implicado un ajuste fiscal que no queremos hacer”.
 
“Por eso proponemos una meta de déficit de 4,2%, que es m s alto por dos factores: la ley de Reparación Histórica de los Jubilados (0,6% del PBI) y la eliminación de subsidios para los ricos”, resaltó.

 

Por otro lado, anticipó  que antes de fin de mes el Gobierno enviará al Congreso el proyecto de reforma del impuesto a las Ganancias y otra iniciativa que apunta a modificar la ley de Administración Financiera “para la eliminación gradual de los superpoderes”.