Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Cómo las elecciones de EE.UU. afectarán a la economía argentina

Cómo las elecciones de EE.UU. afectarán a la economía argentina

Los economistas ya hacen pronósticos sobre una eventual presidencia de Hillary o Trump y las expectativas que se generan no son equitativas. En el mercado explican cuál sería el escenario más beneficioso para la Argentina.

El 8 de noviembre serán las elecciones en Estados Unidos y las miradas del mundo se posan en una jornada electoral que será muy reñida. Según las recientes encuestas, Hillary Clinton y Donald Trump no se llevan mucha diferencia y lo que suceda en los días que restan de campaña será clave.

Tradicionalmente las elecciones en EE.UU. tienen una importancia que trascienden los límites fronterizos del país por el peso en la política y economía mundial que tiene las decisiones de su gobierno. En este contexto, Argentina en un proceso de mayor acercamiento con el mundo, iniciado por Mauricio Macri está más expuesto a los cambios y movimientos en la política económica mundial.

El triunfo de Hillary o de Trump no significa lo mismo para la Argentina, debido a que su concepción sobre la economía y la visión de la relación de Estados Unidos con el mundo es distinta en ambos candidatos.

En el primer caso se espera que la política que se adoptará será similar a la de la actual gestión de Barack Obama, con apertura hacia los países emergentes. “El escenario mundial con los demócratas al mando va a ser más favorable para los países emergentes debido al menor proteccionismo y a que Estados Unidos evitará aislarse del resto del mundo”, indicó Miguel Zielonka, director asociado en Econviews en diálogo con Cronista.com

En este sentido, Ezequiel Estrada de Ficonomics agregó que “un triunfo de Hillary Clinton probablemente mantenga la situación actual, con EE.UU. mostrándose activo en el terreno internacional y apoyando los cambios en la Argentina”.

Estados Unidos es el tercer país con mayor intercambio comercial con Argentina. En primer lugar se ubica Brasil y en segundo lugar China.

En los primeros siete meses, el intercambio comercial con este bloque del Nafta, que integra EE.UU., arrojó un saldo negativo de u$s 1.868 millones. Las exportaciones crecieron 4,5% con respecto a igual periodo del año anterior, como consecuencia de la suba en las ventas de Manufacturas de Origen Industrial y Productos primarios, mientras descendieron las Manufacturas de Origen Agropecuarios y Combustibles y energía.  Además, las importaciones descendieron 11,9%, debido a la baja en las compras de todos los Usos económicos, con excepción de Vehículos automotores de pasajeros y Bienes de consumo, cuyas compras aumentaron.

“Un triunfo de Hillary eliminaría el riesgo político y descomprimiría la tensión en la región. En este sentido, la economía vuelve a ser lo más importante y todas las miradas estarán puestas en la evolución de la política monetaria de la FED”, señaló el economista Martín Polo de Analytica y agregó que “la FED viene de dejar sin movimientos la tasa de referencia desde principios de año y probablemente lo suba recién en diciembre”.

Zielonka aclaró que de ganar Hillary se asemejaría a una “bonanza para los emergentes”, entre ellos la Argentina y se plasmaría en tres campos.  “Primero, porque un mayor PBI en Estados Unidos se traduce como un más alto PBI global.  Segundo, porque los flujos financieros internacionales van a ser más fluidos si gana Clinton.  Tercero, porque las materias primas responden positivamente a variaciones del PBI global y negativamente a la fortaleza del dólar.  Es importante recordar que, a nivel de flujos comerciales, Argentina es especialmente sensible a la evolución de otros países Latinoamericanos, especialmente de Brasil”, explicó el economista de Econviews.

Por el contrario el posible triunfo del candidato republicano, que incluso dentro del partido es resistido por su extremismo en algunas de sus definiciones, sería una noticia que impactaría de manera más violenta, sobre todo en la región latinoamericana. Así coinciden los economistas consultados por este medio.

“Un triunfo de Trump posiblemente lleve a EE.UU. a retraerse parcialmente de su rol en el tablero internacional, además de incentivar un mayor proteccionismo (nuevamente, limitado por las propias instituciones). De todos modos, las exportaciones a EE.UU. resultan una parte muy pequeña del total, y mucho menor al promedio que registran otros países latinoamericanos, por lo que la Argentina sería uno de los países menos afectados por un auge del proteccionismo”, remarcó Estrada.

A esto, el economista de Ficonomics indicó que “un triunfo de Trump llevaría a EE.UU. a un rol menos activo en el terreno internacional, lo que podría implicar una menor cooperación con el resto del mundo, donde se incluiría también la Argentina. Este efecto posiblemente también resulte moderado por las instituciones norteamericanas, dado que un aislamiento de la mayor economía global dejaría el terreno libre para ser ocupado por otros países en busca de mayor influencia, como China o Rusia”.

En esta línea, Polo dijo que “lo que más preocupa sería un eventual triunfo de Trump dado que tiene una visión mucho más conservadora en materia económica, con mayor proteccionismo y limitando los avances del libre comercio. Esto podría generar mayor inestabilidad global dado que podría potenciar a la crisis en Europa, que ya dio un paso con el Brexit. Es así como con más inestabilidad política, podría aumentar la aversión a los riesgos”. Y en este contexto, finalizó: “Aumentaría el costo de financiamiento y eso sería un golpe para la estrategia de gradualismo en la corrección fiscal que intenta llevar adelante el gobierno en el que el financiamiento externo es clave”.