Por qué motivo el kirchnerismo sigue demorando el nuevo impuesto a los ricos

Todo indica que el tratamiento del proyecto que aspira a recaudar unos u$s 3000 millones comenzará a cocinarse en el Congreso una vez que las negociaciones entre los acreedores externos y el ministro de Economía Martín Guzmán -que ya le dio el aval a la iniciativa- lleguen a su fin.

“Está terminado el proyecto de ley , dijo anoche el diputado Carlos Heller al hacer alusión a la iniciativa que le encomendó el líder del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, para gravar, por única vez, a las grandes fortunas en el marco de la crisis desatada por el Covid-19.

Aun así, el banquero dejó en claro que para su presentación en la Cámara baja falta. En la carrera del Ejecutivo para ir atacando los distintos frentes económicos, todo indica que el tratamiento del proyecto que aspira a recaudar unos u$s 3000 millones comenzará a cocinarse en el Congreso recién una vez que las negociaciones entre los acreedores externos y el ministro de Economía, Martín Guzmán, -que ya le dio el aval a la iniciativa- lleguen a su fin.

Heller fue claro. Hasta que un proyecto de ley que despierte controversias no sea tratado en una sesión remota, él no enviará el suyo a la Mesa de entradas de Diputados. Viene insistiendo, desde que se implementó esta modalidad en el Congreso, tienen que estar dadas las condiciones para que el debate pueda llevarse adelante sin ningún obstáculo. Y, hasta ahora, eso no se corroboró.

Es que, desde que se implementaron las sesiones telemáticas, los proyectos debatidos contaron con amplísimo apoyo, por lo que, durante la conformación del quórum o la votación de las iniciativas vía remota no hubo sobresaltos. Pero, ante un proyecto que, por tratarse de materia impositiva, requiere la votación de por lo menos 129 diputados (mayoría especial) y con un oficialismo que se encuentra 11 bancas más atrás, Heller busca evitar cualquier tipo de suspicacia durante el debate. O, al menos, eso es lo que viene argumentando desde hace cerca de dos meses, cuando el tema se puso en agenda.

Así, en un reportaje que dio anoche en Diputados TV habló de que “en un par de semanas , recién podría empezar el tratamiento de la iniciativa a la que él mismo insiste en llamar “aporte que, por única vez, deberán hacer unas 12.000 personas cuyos bienes personales superan los $ 200 millones.

Heller hizo este anuncio el mismo día en que, en el Boletín Oficial, Guzmán oficializara una nueva prórroga de 10 días de la negociación de la deuda. Así el tratamiento del proyecto que él mismo avaló y que en “un par de semanas comenzaría a tratarse (al menos) en la comisión de Presupuesto y Hacienda que él mismo preside, convivirá con el cierre de las tratativas que deberá afrontar el ministro.

Pero, todo indica que, en la carrera para emparchar la economía en medio de una crisis que quedó agravada con la pandemia, el frente externo tomará la delantera y, una vez que el Ejecutivo llegue a la recta final en ese aspecto, el debate por el “impuesto a los ricos comenzará a cobrar fuerza en el Congreso. Y, cuando eso suceda, el foco de la discusión pasará por el destino de los fondos recaudados.

Por un lado, Heller ya echó por tierra la posibilidad de que los fondos sean coparticipables, porque si no, la ley no podría tener una aplicación específica. Y el diputado ya dejó en claro que los fondos tendrán tres destinos bien delimitados: asistencia a los trabajadores y pymes más castigadas por la pandemia; compra de insumos sanitarios y asistencia las personas que viven en barrios vulnerables.

En el texto solo se dejará asentado que la distribución de lo recaudado deberá hacerse bajo un “criterio federal .

Ese criterio entonces quedará a discreción del Ejecutivo, a la hora de reglamentar la ley. Para ese entonces, además, el Ejecutivo habrá refrendado el DNU 457, que habilita al Jefe de Gabinete a reasignar partidas presupuestarias sin tope y sin un paso previo por el Congreso. 

Tags relacionados

Noticias del día