U$D

SÁBADO 20/04/2019

Por qué esta vez en la City creen que la salida de la recesión será más lenta 

La economía cayó 2,6% en 2018 y todavía no se ve la recuperación en el horizonte. La influencia de las correcciones fiscales, el rol de la política monetaria y qué motorizará el despegue. 

Por qué esta vez en la City creen que la salida de la recesión será más lenta 

La desconfianza en el programa fiscal del Gobierno y el amplio incumplimiento de las metas de inflacion por parte del Banco Central desataron la corrida cambiaria y la disparada de la inflación, factores con los que colaboró la incertidumbre generada por el primer acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Todo desembocó en una cruda recesion que borró la expansión de 2,7% de 2017 y que podría alargarse más que contracciones anteriores, según dos consultoras.

Un informe de Econviews comparó el actual retroceso que sufre la actividad con las experiencias anteriores de 2008-2009, 2014 y 2016. Así, sostiene que la salida de la recesión será más lenta, en especial en la actividad económica no agrícola, a pesar de que el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) esbozó una leve desaceleración de la caída en diciembre. Es que la consultora del economista Miguel Kiguel destaca un importante rebalanceo macroeconómico causado por la disminución de las fuentes de financiamiento que dificultará una recuperación impulsada por el consumo.

"La corrección del déficit fiscal y externo hoy se da justamente en el medio de la recesión. En las recesiones anteriores (2008 y 2009, 2014 y 2016), la actividad económica logró recuperarse y volver a crecer mientras aumentaban el déficit fiscal y externo. Esta vez será diferente", enfatizó Econviews.

Fuente: Econviews

En ese sentido, la consultora indicó que la corrección fiscal implicó una "contracción importante" del gasto público y un alza de la carga fiscal a pesar de que el Gobierno inicialmente explicitaba su búsqueda de implementar la reforma tributaria para bajar el nivel de impuestos. "En las salidas de las recesiones anteriores había margen para aumentar el deficit fiscal, y sobre todo aumentaba el gasto público. Hoy no hay espacio para ello", apuntó.

En cuanto a la corrección externa, Econviews señaló que el consumo se verá fuertemente golpeado y no liderará el repunte para la recuperación, sino que lo hará el sector exportador. "Las exportaciones tardan tiempo en crecer, en parte, porque la oferta exportable es bien diferente a la oferta que abastece al consumo privado. El consumo esta vez no podrá liderar la expansión de la actividad", comentó.

Además, el informe puso el foco también en la política monetaria dispuesta en el acuerdo entre el Banco Central y el FMI al afirmar que se trata de un plan contractivo "más duro" que en experiencias anteriores. "Si bien hasta ahora ha sido muy exitosa en estabilizar el tipo de cambio, la experiencia internacional muestra que las estabilizaciones basadas en anclas monetarias son claramente recesivas a corto plazo", explicó.

Y concluyó: "La inflación está tomando más tiempo en bajar que en las correcciones cambiarias anteriores. Esto dificulta aún más la recuperación del consumo privado."

Una luz al final del tunel

Con algunos matices, la consultora Ecolatina coincidió en el pronóstico de Econviews, al resaltar que la cosecha agrícola y un despegue de las exportaciones comenzarán a dinamizar la actividad, gracias a la recuperación de la economía de Brasil y a la competitividad cambiaria. No obstante, espera que las actividades dependientes de la demanda doméstica seguirán en caída. "Los dos componentes de la demanda interna, consumo e inversión, se mantendrán debilitados", indicó.

Sin embargo, en términos desestacionalizados pronostica una recuperación parcial de la actividad en torno al 3%.

Fuente: Ecolatina

Según Ecolatina, el consumo se verá afectado por los aumentos tarifarios dispuestos para los próximos meses y por la inestabilidad cambiaria "que le pondrán un techo a la recuperación del salario real". Además, vislumbra que la recomposición del poder adquisitivo comenzará a notarse en los meses previos a las elecciones presidenciales, pero no alcanzará para borrar el deterioro previo.

"El año cerrará con una caída del salario real promedio del orden de 3,5%. Adicionalmente, la necesidad de cumplir con el objetivo de equilibrio fiscal no permite pensar en novedades positivas por el lado del consumo público", estimó.

En este sentido, la inversión también sufrirá debido a que, a diferencia de otros años electorales, "el aporte del sector público en materia de infraestructura será limitado". Ecolatina prevé que este recorte no será compensado por el sector privado "en tanto las tasas de interés reales positivas se mantengan y la incertidumbre política no se reduzca".

Y finalizó: "Durante 2019 la actividad volvería a caer cerca de 1%, con lo que encadenará dos años recesivos por primera vez desde el bienio 2001-2002. De todas formas, en términos desestacionalizados habría una recuperación parcial de la actividad de 3% a lo largo del año."
 

Comentarios1

Capullo, ser� m�s lenta y m�s s�lida, antes se no ca�a el edificio y lo levant�bamos m�s r�pido, m�s inestable y se volv�a a caer r�pido. Es m�s probable que eso ahora no sea as�, manteniendo a los PeroKs fuera del Estado. �rubenardosain.wordpress.com�

Más notas de tu interés