Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Por la estatización de YPF, la inversión extranjera directa creció 130% en 2015

La IED en Argentina el año pasado fue de u$s 11.655 millones. El porcentaje de suba es alto porque se compara con una base muy baja. Sin considerar YPF, se mantuvo estable

Por la estatización de YPF, la inversión extranjera directa creció 130% en 2015

Producto de la caída en el precio de los commodities y la desaceleración económica, 2015 no fue un buen año en materia de inversiones extranjeras para América latina y el Caribe. Y la Argentina no fue la excepción.

Según el informe que publica todos los años la Comisión Económica para América latina y el Caribe (Cepal), los datos muestran un incremento de 130% de la inversión extranjera directa (IED) en el país–se ubicó en u$s 11.655 millones–, que a simple vista representa un porcentaje altísimo en comparación con lo ocurrido en el resto de los países de la región.

Sin embargo, el propio organismo aclaró que este salto se produce porque en 2014 se contabilizó en las cuentas externas argentinas la nacionalización del 51% de YPF concretada dos años antes, es decir, una desinversión. Sin registrar esta operación, los flujos de IED habrían sido muy similares a los de 2014. A su vez, las inversiones argentinas en el exterior se redujeron 41% el año pasado.

Como resultado del descubrimiento de depósitos de petróleo y shale gas, el año pasado creció fuerte el interés de algunas empresas transnacionales en la exploración y explotación de hidrocarburos, mencionó el documento. Es el caso de la norteamericana ExxonMobil, que anunció inversiones por u$s 229 millones para el desarrollo del campo Vaca Muerta y el de la empresa comercializadora de metales e hidrocarburos de los Países Bajos, Trafigura Beheer, que invertirá u$s 350 millones para construir un puerto y un depósito de metales.

A su vez, en sectores no relacionados con recursos naturales, se destacó la inversión de u$s 941 millones durante 2015 por la firma Telefónica de España para mejorar los servicios 3G y 4G en el país. La compañía anunció su intención de invertir u$s 3700 millones adicionales entre este año y el 2018, mientras que Renault invertirá cerca de u$s 100 millones en su planta de Córdoba.

Los proyectos de IED en comercio minorista se redujeron notablemente desde 2010 debido al deterioro de las condiciones internas, que generó un desinterés por parte de las grandes cadenas comerciales transnacionales por invertir en el país.

Entre 2011 y 2015, el país se ubicó como tercer receptor de las inversiones en el sector automotor y de autopartes –concentró el 5% del monto total–, detrás de México (61%) y Brasil (30%). Durante el período, se observa un incremento de la participación de las empresas japonesas y europeas, a costa de la caída de la contribución de las terminales norteamericanas.

La región

La situación de la Argentina se enmarca en un contexto general de la región, que experimentó el año pasado una caída de la IED del 9,1%. Esta merma se explica fundamentalmente por las contracciones de Brasil, Colombia y Uruguay, donde la inversión extranjera directa se redujo 23%, 26% y 25%, respectivamente.

Pese a la caída, Brasil continúa siendo el principal receptor de IED de la región, ya que concentra el 42% del total. A una distancia considerable, le siguen México (17%) y Chile (11%). "Estos antecedentes ratifican la fuerte concentración que se mantiene en la región, ya que cinco países son receptores del 84% del total de las entradas de IED", dice el informe.

Las proyecciones para este año no son demasiado diferentes de lo ocurrido en 2015 debido al actual entorno global. La Cepal estimó una contracción de 0,6% del PBI regional, lo que seguirá frenando las inversiones orientadas a abastecer la demanda interna de los países de la región. Las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios, en particular petróleo y minerales, y con una fuerte integración comercial con China, serán las más afectadas.

Por otra parte, la IED de empresas translatinas hacia el exterior cayó 15%. Las inversiones brasileñas en el exterior se redujeron 48% en 2015, mientras que las chilenas crecieron 22%. De este modo, el país trasandino se convirtió en el principal inversor en el extranjero de la región. No obstante, Brasil y México siguen con el mayor stock de IED en el extranjero.