Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Por la crisis del crudo, el Estado ahorró u$s 4500 millones en importar energía durante 2015

El costo de las compras de gas y petróleo al exterior se redujo un 44%. El promedio del barril en 2014 fue de u$s 93, mientras que el año pasado se desplomó a u$s 48

Por la crisis del crudo, el Estado ahorró u$s 4500 millones en importar energía durante 2015

Una de cal y otra de arena. Mientras la crisis internacional de crudo perjudica a la industria petrolera local (sobre todo al sector exportador que opera en la provincia de Chubut), la brutal depreciación del valor del barril en el mundo beneficia a las arcas de la Argentina, importadora neta de energía. El fuerte abaratamiento de este insumo generó un ahorro para el Estado en las compras al exterior de gas y de petróleo que realizó el año pasado. El gasto medido en dólares se redujo en unos u$s 4.500 millones, nada menos que la mitad de lo que adeuda el Gobierno a los holdouts.


Según datos oficializados ayer en el Ministerio de Energía y Minería que conduce Juan José Aranguren, el total de importaciones el año pasado totalizó en u$s 5.659,1 millones, contra u$s 10.154,1 millones que desembolsó en el 2014. La suma significa una caída del 44% y se explica básicamente por un brutal retroceso del petróleo que fija también los valores de sus derivados, como el gasoil y el gas natural –productos de los que el mercado doméstico depende ampliamente– y otros combustibles como el fueloil y las naftas. Mientras que en el 2014, la cotización promedio del WTI (barril de referencia en los Estados Unidos) fue de u$s 93, en el 2015 el precio se derrumbó a u$s 48 y el promedio para lo que va de 2016 siguió hundiéndose hasta los u$s 31.


Por ese motivo, para los expertos la tendencia a la baja se pronunciará este año, debido a que las expectativas no son alentadoras y hay quienes prevén un valor por debajo de los u$s 25 (ayer, por caso, el WTI cedió 4,52% a u$s 26,21). Jorge Lapeña, ex secretario de Energía, explicó que "los números oficiales son datos objetivos de que la Argentina como importador de energía se beneficia con estos precios internacionales y que el gas que se compra por barco que antes costaba u$s 15 o el que se trae de Bolivia que valía u$s 10, hoy se pagan un tercio de estos valores". "Las previsiones para 2016, como las de la OPEP o de la Agencia Internacional de Energía Atómica indican que no habrá recuperación", añadió.

Cantidades

La caída, a su vez, no sólo se dio en los montos, sino también en los volúmenes importados. El total de la cantidad importada de todos los productos se contrajo un 16% medido interanualmente. Esto es un signo a tener en cuenta porque podría significar además una retracción en la economía.


En el caso del gas natural que se importa de Bolivia, el Gobierno pagó un 45% menos el año pasado que lo gastado en el 2014: la cuenta pasó de u$s 2.293 millones a u$s 1.247 millones. En cuanto al volumen, también retrocedió y se importó 548 metros cúbicos (m3) menos: descendió de 5972 m3 a 5424 m3.


En Gas Natural Licuado (GNL) que el Estado compra a través de Enarsa y que llega por barco a los puertos de Bahía Blanca y de Escobar, los montos se redujeron en casi 40%, pasando de u$s 3.565 millones en 2014 a u$s 2.256 millones el año pasado. En cantidades, se contrajo cerca de un 20%, descendiendo de 6,6 millones m3 a 5,3 millones m3.


El petróleo crudo importado también redujo fuerte sus costos, en un 61%: en 2014 el Gobierno desembolsó u$s 321 millones que disminuyó a u$s 125 millones en 2015, mientras que en cantidad mermó de 548.011 m3 a 292.365 m3 el año pasado.


Así y todo, el gobierno de Cristina Kirchner le dejó un déficit a la administración de Mauricio Macri en materia energética de u$s 4.345 millones, debido a que las exportaciones también se derrumbaron cerca de 57% hasta u$s 1.313 millones.