Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Por gas y luz, un hogar rico recibió en subsidios $ 6.537 y uno pobre $ 2.830

Los datos se desprenden del estudio realizado por los economistas Leandro Salinardi y Jorge Puig, del Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS).

Por gas y luz, un hogar rico recibió en subsidios $ 6.537 y uno pobre $ 2.830

Un hogar ubicado en el decil más rico recibió en un año, en promedio, $ 6.537 pesos en subsidios por el consumo de gas y electricidad, y un hogar del decil más pobre recibió $ 2.830, de acuerdo con un relevamiento realizado por los economistas Leandro Salinardi y Jorge Puig, del Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS).

Las cifras corresponden a 2014, pero como no hubo cambios tarifarios, no perdieron validez, según una nota publicada hoy en el diario Clarín. La ayuda en los hogares más ricos fue, en promedio, por $ 3.003 para pagar el gas natural que consumió en un año y $ 3.534 por la energía eléctrica.

En tanto, un hogar del decil más pobre recibió apenas $ 570 pesos por el consumo de gas y $ 2.260 por la electricidad. Así, para pagar las facturas de luz y gas de todo un año, el hogar más rico recibió ayuda del fisco por $ 6.537 pesos y el más pobre, apenas $ 2.830.

El trabajo "Argentina y los Subsidios a los Servicios Públicos: Un Estudio de Incidencia Distributiva", remarcó que "la mayoría de los subsidios analizados son pro-ricos (es decir se concentran en términos absolutos en los deciles de más altos ingresos) y progresivos (como proporción de su ingreso, los estratos más bajos reciben relativamente más)".

"Si bien es deseable la progresividad, no es deseable que sean pro-ricos. El hecho de que la mayoría de los subsidios caigan en manos de los sectores más pudientes de la población sugiere que existen espacios para una mejor focalización de estas políticas", concluyó.