Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por amplia mayoría, Diputados aprobó la Emergencia Social y la giró al Senado

El proyecto, que contó con 227 votos a favor y solo uno en contra, fue consensuado entre el Gobierno, las fuerzas políticas de oposición y los movimientos sociales

Los diputados respaldaron la declaración de la emergencia social

Los diputados respaldaron la declaración de la emergencia social

Con una contundente adhesión de todas las fuerzas políticas, la Cámara de Diputados dio ayer media sanción y giró al Senado para su aprobación el proyecto que declara la Emergencia Social por tres años y crea el salario social complementario para los trabajadores de la economía informal, una iniciativa reclamada por los movimientos sociales con el respaldo de la conducción de la CGT.

La propuesta, acordada un par de semanas atrás entre el Gobierno, legisladores de diversos bloques y más de 40 organizaciones sociales, faculta al jefe de Gabinete a reestructurar partidas presupuestarias por $ 30.000 millones hasta el fin del mandato del presidente Mauricio Macri y prevé la creación del Consejo de la Economía Popular y el Salario Social, como así también el Registro Nacional de la Economía Popular (RENATREP).

El proyecto fue sancionado con 227 votos a favor, sólo uno en contra que correspondió al salteño Alfredo Olmedo y cuatro abstenciones que fueron de los representantes del Frente de Izquierda.
Durante el debate, previo a la polémica discusión de la reforma al impuesto a las Ganancias, la jefa del bloque por el Frente Renovador, Graciela Camaño, sostuvo que "el proyecto es el mea culpa más vergonzoso de la política porque estamos reconociendo que hay millones de compatriotas que están en la economía informal y es un título elegante para decir que hay millones de compatriotas que se la rebuscan para sacar su familia adelante".

A su vez, la radical Carla Carrizo señaló que con esta norma "no estamos creando una nueva herramienta" sino que "seguimos administrando la capacidad de supervivencia de la pobreza estructural".

El diputado de Cambiemos Luciano Laspina fue el encargado de inaugurar el debate sobre la iniciativa. Destacó que con este proyecto el Gobierno busca "reconocer un grave diagnóstico" y establecer "un marco de diálogo que no existía hasta ahora". "Hemos heredado una crisis social dramática. Nos hacemos cargo como Gobierno y por eso avanzamos con esta ley marco", señaló el diputado que preside la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja.

Por su parte, Edgardo Depetri, del FPV-PJ, expresó el acompañamiento del bloque al proyecto para dar "una demostración más de una apuesta a encontrar una mínima respuesta a la situación, aún sabiendo que hay cientos de organizaciones sociales que están afuera de este acuerdo y no lo convalidan".

En nombre del bloque Peronismo para la Victoria, alineado con el Movimiento Evita, el diputado Leonardo Grosso sostuvo que el proyecto fue un ejemplo de "construcción de poder popular" debido a la masiva manifestación de las agrupaciones sociales días atrás.

En tanto, el diputado del FR y miembro del triunvirato que encabeza la CGT, Héctor Daer, afirmó: "Todos buscamos un trabajo digno. No podemos claudicar ni resignar derechos. No podemos dejar de lado que hay trabajadores que no tienen el mínimo derecho".

Al justificar el rechazo del Frente de Izquierda al proyecto, el diputado Néstor Pitrola criticó que en el acuerdo entre el Gobierno y las agrupaciones se haya establecido "una tregua" para las movilizaciones. Además, sostuvo que el Registro de la Economía Popular que contempla el proyecto es "un registro de los candidatos a la precarización laboral".

El proyecto deberá ser tratado desde la próxima semana por el Senado debido a que es distinto al que había aprobado la Cámara alta en octubre pasado