Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Por alimentos, ropa y el gas, la inflación llegó a 2,6% en abril

Los analistas reparten culpas entre el Banco Central y la política fiscal. En los últimos doce meses, la inflación alcanzó 27,5%. Hubo una fuerte suba en lácteos y carnes

Por alimentos, ropa y el gas, la inflación llegó a 2,6% en abril

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) comunicó ayer que la inflación de abril alcanzó 2,6%, empujada por fuertes aumentos en servicios, indumentaria y alimentos. De esta manera, totalizó 9,1% en el primer cuatrimestre, un dato con el que algunos economistas ya ven que se pueden demorar aún más las inversiones y el crecimiento por la desconfianza que genera en los empresarios (ver pág. 4).

En un tercio del año se llegó al 54% de inflación que se fijó como máxima el Banco Central (17%) y al 76% que calculó como mínima (12%).

En la comparación interanual, la variación fue de 27,5%. En tanto, el índice núcleo, que descarta el impacto de los precios regulados y estacionales, tuvo un movimiento de 2,3% en el cuarto mes del año y completó 7,5% desde el inicio de 2017 (25,9% en los últimos doce meses).

Los regulados mostraron un alza de 3,7% en el mes (13,9% en los primeros cuatro meses del año) y los estacionales un 2,5% (8,5% en el cuatrimestre).

A su vez, los precios de los bienes exhibieron un alza de 2,4% respecto a marzo, de 7,7% en relación a diciembre de 2016 y de 24,4% desde mayo del año pasado. Los servicios, por su parte, aumentaron 2,9% en el mes, 11% en el cuatrimestre y 32,2% interanual.

Los números que se difundieron ayer sacudieron al mercado, que esperaba una cifra cercana al 2%. De hecho, la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) había medido un 1,6% y el Congreso un 2,1%. Mientras para un sector de economistas esto significa que el Indec ahora sí mide bien la inflación, otros aún critican que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) subestima la ponderación de los servicios públicos en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

Abril mostró fuertes alzas en indumentaria, lácteos, carnes y servicios básicos y combustibles para la vivienda, por el incremento de entre 20% y 37% en el gas que dispuso el Gobierno.

Aunque el rubro Alimentos y bebidas creció 2,2% en abril (29,1% interanual), las carnes subieron un 2,5% y los productos lácteos y huevos un 5%. Por su lado, Indumentaria pegó un salto de 5,1% después de un inicio de año muy quieto (7,2% en el cuatrimestre).

El otro gran incremento fue en Vivienda y servicios básicos, con 4,6% en el cuarto mes de 2017. Así, alcanzó una suba de 15,9% desde diciembre del año pasado. Lo que más pesó en esta categoría fue el subrubro Servicios básicos y combustibles para la vivienda -9,7% en abril y 36,4% en el cuatrimestre, por el aumento en la electricidad desde febrero-.

Aunque el Central ya sabía que febrero, marzo y abril eran meses "complicados" en esta materia, solamente movió hacia arriba una vez la tasa de interés de referencia (los Pases), hasta 26,25%. De esta forma, quedó encerrado entre una tasa con interés real positivo que impulsa la bicicleta financiera y contiene al dólar, la imposibilidad de endurecer su política para cumplir su meta frente a la necesidad de reactivar la economía y la chance de que se le escape la inflación si se relaja.

Diego Giacomini, de la consultora Economía & Regiones, piensa que el Banco Central es el responsable de este nivel de inflación, pero no de la demora en el crecimiento y las inversiones. "La tasa de interés se bajó más de la cuenta a fin de 2016 y los efectos los estamos viendo ahora. Estos datos de inflación, si no se endurece la política monetaria, alejan la posibilidad de cumplir la meta y no es positivo para la actividad", comentó. Pero matizó: "Nadie va a producir en este país sin incentivos, que deberían venir desde el lado fiscal".

Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica, disintió. "El mercado ya espera una cifra anual de 20% o 25% y la inflación de ninguna manera está descontrolada. Las decisiones de inversión no cambian con este dato", aseguró a este diario.