Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Polémica por una foto trucada

Dos fotos que generaron polémica y bromas de alto voltaje difundió ayer el equipo del Frente Renovador de la cena en casa de Sergio Massa el domingo con el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y los principales negociadores de Cambiemos en Diputados, Emilio Monzó, Nicolás Massot y Luciano Laspina, además del equipo técnico de Roberto Lavagna. Desde la cuenta de Twitter de la diputada Graciela Camaño se publicó una foto de todos ellos con una mesa vacía y algunos vasos de agua. Era evidente que estaba retocada (vasos cortados y la mano de Frigerio borroneada). En paralelo, alguien envió a algunos periodistas la misma foto pero repleta de platos de con piezas de sushi. De inmediato hubo críticas porque, además, el Frente Renovador había contado lo que comieron. Así Massa, devoto de la imagen que transmite a través de sus fotografías y cuidadoso de todos los detalles, quedó envuelto en un escandalete que, según dijo el diputado, terminó con el despido del comunity manager de Camaño a quien se le endilgó toda la culpa.
Hacia el interior del FR hubo mucho enojo porque alguien, se supone, instruyó el polémico retoque y alguien decidió dinfundir una y otra dejando en evidencia la manipulación de la imagen. En Gobierno atribuyeron toda la responsabilidad al massismo.