Viernes  26 de Julio de 2019

Polarización electoral: qué dicen las encuestas a dos semanas de las PASO

Malamud, Zuleta, Fraga, Murillo, Córdoba y Fornoni describen qué se puede esperar en las elecciones primarias del 11 de agosto . Cómo evolucionan las preferencias del electorado y qué estrategias buscará explotar cada espacio, según la visión de los especialistas

Polarización y más grieta: el análisis de las encuestas a dos semanas de las PASO

La oferta electoral de 2019 se caracterizó por la incertidumbre y las sorpresas. Las estrategias de los principales frentes han tratado de ser novedosas, y situaciones que ya se dan por asumidas eran inimaginables hace unos meses. La composición de la fórmula oficialista –con Miguel Ángel Pichetto– y sobre todo la de la principal alternativa opositora –con la dupla Alberto Fernandez Cristina Kirchner, en ese orden– dan cuenta de ello. Y esto se refleja en las encuestas.

En plena campaña electoral para las PASO, y a dos semanas de entrar en el período de veda, ¿en qué situación se encuentra cada frente? ¿Cómo reaccionó el electorado ante las interpelaciones de los precandidatos? Para Rosendo Fraga, director del Centro de Estudios Nueva Mayoría, "se está gestando una hiperpolarización". Recuerda que en 2011 las dos fórmulas principales alcanzaron el 62% en las primarias; en 2015 treparon al 67%, y en este caso podrían llegar al 80%.

Uno de los temas que suele citarse como clave es la decisión que puedan llegar a tomar los indecisos. Según la consultora Oh! Panel, por ejemplo, el 28% aún no está seguro de a quién votará. Sin embargo, para Fraga, el tema más importante de esta coyuntura no son los indecisos, sino "el voto blando o cambiante. Es decir, quienes hoy piensan votar a un candidato y mañana a otro".

Sobre los espacios que están afuera de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, Fraga los diferencia en tres: la fórmula Lavagna-Urtubey, la centroderecha (Espert más Gómez Centurión) y la izquierda. Entre las PASO de agosto y las generales de octubre, la polarización podría incluso ampliarse, ya que en un escenario de este tipo podría empezar a jugar el llamado voto útil. "El electorado de Consenso Federal puede dividirse. El segundo se inclina más por Macri y el tercero por Alberto Fernández. Pero en las últimas dos fuerzas habrá un voto en blanco de cierta significación", analiza.

El politólogo e investigador Andrés Malamud, por su parte, está convencido de que "los indecisos definen la elección". Sobre la evolución de las preferencias del electorado, considera que "en la foto encabezan les Fernández, pero en la película, Macricheto (sic) les respira en la nuca".

Sobre las expectativas de cara a las primarias, Malamud considera que "el oficialismo pagaría por una derrota por cuatro puntos porcentuales". Y para el período agosto-octubre cree que "el destino de los votantes de terceras fuerzas dependerá del dólar y las campañas". Aunque, al mismo tiempo, advierte que "hay una ligera preferencia para Juntos por el Cambio, porque hay más votos disponibles a la derecha".

Mariel Fornoni, de Management & Fit, coincide acerca de la evolución de las preferencias. Según sus mediciones, el Frente de Todos está arriba, pero la diferencia pasó de 9 puntos a 1,7. "No hay muchos indecisos, está muy polarizado. Muchos votan por la negativa, para que no gane el otro", analiza.

En este sentido, cree que será clave lo que pueda llegar a pasar con el voto de las terceras fuerzas, ya que "es muy difícil mantenerlo en un escenario de tanta polarización. Puede que se mantenga hasta las PASO, pero que después cambie". En este sentido, no solo importa hacia dónde migrarían esos votos, sino cuántos migrarían, debido a que "si no se mantiene el caudal de votos, es muy probable que cualquiera de los dos espacios principales llegue a 45 puntos en octubre".

Igualmente, Fornoni tiene medidas las preferencias de los votantes de las terceras fuerzas. Explica que "de los votantes de Lavagna, el 35% iría con Macri, el 20% con Fernández y el resto no votaría. En cuanto a Espert, son más favorables a Macri: el 45% dice que lo votaría".

El analista Enrique Zuleta Puceiro coincide en que hay un incremento de la polarización "que no se ve desde Alfonsín-Luder", en 1983. Igualmente, considera que es un fenómeno negativo para el país, ya que hay una demanda de la sociedad que la política no ha podido responder. "La Argentina necesita partidos políticos que permitan que ese 40% de gente que resiste a la polarización tenga una expresión", asegura, y compara con otros países, donde las conducciones de los partidos trascienden a los candidatos.

Por otro lado, indaga en las motivaciones del voto en esta elección y desmitifica el viejo dicho de "es la economía, estúpido". Cree que la gente "no está votando con el bolsillo, porque no podría votar a ninguno de los dos", sino que está viendo cosas más importantes. Según su visión, los votantes argentinos "tienen memoria y también pálpitos. Pero ojo, también mucho prejuicio: buceás un poco y sale 'civilización y barbarie'. Fácilmente se tiende a polarizar".

La politóloga Victoria Murillo, de la Universidad de Columbia, aporta otro elemento más que trae aparejada la polarización, ya que buscan "en primer lugar ganar en primera vuelta, pero también aumentar sus contingentes legislativos, que serán importantes para la gobernabilidad".

En cuanto al desarrollo de la campaña, cree que el Frente de Todos "tardó más en arrancar, y el Gobierno es más organizado y eficaz en la segmentación. Pareciera que ambos mantendrían las estrategias con las que comenzaron". En este sentido, Murillo agrega que el oficialismo tiene rivales "cercanos en su campo", como Lavagna y Espert, pero que "tratar de ir por ellos a esta altura tal vez sería contraproducente y empujaría al voto en blanco. Es notable que en un escenario de mal menor no se haya producido un movimiento social llamando al voto en blanco".

Gustavo Córdoba, al frente de la consultora homónima, es quien más desconfía de esta situación de polarización. Le da una ventaja más importante al Frente de Todos y cree que entre Lavagna y Espert pueden sumar hasta 17 puntos. "El Gobierno instaló un clima de opinión pública: nos hizo creer que la elección está pareja. Además, buscó reemplazar la demanda económica por argumentos ideológicos", explicó.

Para el analista, el Gobierno es más competitivo en segunda que en primera vuelta, por lo que "quiere adelantar la segunda vuelta a la primera y la primera a las PASO". El problema, según su visión, es que "en ningún lado está escrito que esto solo beneficia a Juntos por el Cambio. Puede favorecer que Alberto Fernández sume adeptos como voto castigo y podría ganar en octubre. Y los simpatizantes de Lavagna y Espert podrían votar en blanco". Según su visión, se vive un clima de ansiedad electoral que hace que pensemos que falta una semana para el ballottage, pero aún falta mucho.

El aporte de dos apellidos sorpresivos

Si alguien hubiera apostado hace tres meses que Alberto Fernández sería precandidato a presidente y que su compañera de fórmula sería Cristina Kirchner, hoy probablemente sería rico. Y la llegada de Pichetto al tándem oficialista, si bien había sido esbozada, también tuvo su impacto. Pero, ¿llevan estos candidatos nuevos votos a sus espacios?

Para Victoria Murillo, con la incorporación de Fernández "la base del Frente de Todos es muy parecida en su conformación social al kirchnerismo en el gobierno, pero reduce la división del peronismo que fue clave para la derrota en 2015", en referencia a los votos de Sergio Massa. Del otro lado, considera que la incorporación de Pichetto "fue funcional a la estrategia de vaciar el centro y de quitarle votos a Lavagna, que eran votos descontentos con el gobierno".

Andrés Malamud, por su parte, cree que la llegada de Fernández sirvió para ampliar la base de sustentación, ya que "algunos peronistas moderados, no kirchneristas, sumaron su apoyo". En cuanto al senador por Río Negro, cree que no aporta votos directamente sino otras tres cosas. La primera son "redes territoriales. Es decir, gobernadores que decidieron jugar con boleta corta o apoyar al oficialismo". La segunda fue un símbolo de apertura, lo que permitió que lleguen nuevos dirigentes como Martín Lousteau. Y la tercera fue una señal de gobernabilidad, lo que "tranquilizó a los mercados y contribuyó a planchar al dólar".

Para Zuleta Puceiro, la incorporación de Pichetto le permitió a Macri "romper la unidad del peronismo, que es un mito muy fuerte". Y el segundo aporte es la capacidad de reclutamiento de damnificados por el kirchnerismo en la conformación de las listas, en general de su misma generación.

Qué dicen los analistas

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN-3,389852,000057,0000
DÓLAR BLUE0,000057,000058,0000
DÓLAR CDO C/LIQ30,4929-57,0464
EURO0,034560,805460,8264
REAL0,036513,687313,6923
BITCOIN1,357710.433,110010.441,3000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000058,1250
C.MONEY PRIV 1RA 1D-4,477664,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-4,379665,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000058,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000174,00174,00
CUPÓN PBI EN PESOS-1,09891,801,82
DISC USD NY-1,282177,0078,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-2,038031.039,3100
BOVESPA0,760099.056,9100
DOW JONES1,200025.579,3900
S&P 500 INDEX1,44262.847,6000
NASDAQ1,67007.766,6170
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,9907318,3843315,2610
TRIGO CHICAGO0,2665172,7873172,3280
MAIZ CHICAGO2,9106146,1556142,0219
SOJA ROSARIO1,2397245,0000242,0000
PETROLEO BRENT0,704158,640058,2300
PETROLEO WTI0,807854,910054,4700
ORO-0,72391.508,60001.519,6000
Revista Infotechnology