Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Podrían aumentar los precios de servicios digitales como Netflix

Los intermediarios derivarán el impuesto a la AFIP. No se prevé un registro local de proveedores del exterior. Se comenzará con los servicios digitales puros

Podrían aumentar los precios de servicios digitales como Netflix

El impuesto al valor agregado (IVA) es aplicable por la Reforma Tributaria a los servicios digitales prestados por empresas en el exterior, pero su reglamentación será gradual, porque no es fácil identificar los servicios digitales puros y es un área en desarrollo también en el resto de los países.

 

Con todo, es, como Renta Financiera, un impuesto que está dejando de cobrarse, y se estima que podría aportar al fisco de $ 1000 millones a $ 1500 millones por año. Así es que la reglamentación podrá publicarse en marzo próximo.

La Argentina es uno de los países pioneros en intentar cobrar este impuesto sobre los servicios que proveen empresas como Netflix, Spotify, Google e iTunes. Pero también las que proveen productos tiendas on line, como Amazon. Y a las que es difícil identificar a quién le cobran la comisión, como los portales de reservas de alojamiento Booking y Airbnb. Y está aprendiendo de la experiencia internacional para aplicar la norma.

Hoy no existe un código internacional que identifique los servicios digitales, así que para el fisco no es fácil identificar la facturación de las empresas que venden productos además de servicios digitales, como es el caso de Amazon.

Por eso la reglamentación de la norma comenzará sobre los servicios digitales puros, que de todas formas abarca el 90% de los consumos de servicios del exterior.

Para el 10% restante, se buscará la colaboración del sector privado. Se prevé armar una lista de prestadores, un registro de entidades del exterior.

El impuesto se cobrará a través de los bancos y tarjetas de crédito, y no será necesario que las empresas se registren localmente para pagar el impuesto. Los bancos, luego, deberán derivar ese gravamen a la AFIP. En tanto, se estima que las empresas trasladarán ese impuesto a los consumidores, por lo que el precio final del servicio podría subir.

El Gobierno se basa en la experiencia de Colombia, donde por 18 meses se exigió a las empresas a inscribirse en los registros de ese país, pero ninguna accedió a hacerlo. En tanto, es consciente de que la cantidad de usuarios que existen en Argentina es pequeña para lograr que esas empresas se registren localmente.

En tanto, el caso europeo tampoco es aplicable. Allí las empresas se registran en el país desde donde prestan el servicio y desde allí paga el impuesto según los usuarios que tenga en el continente. Luego el tributo se distribuye por acuerdos entre los estados europeos.

Se estima que en la Argentina hay unos 750 mil usuarios de Netflix, y que al aplicar la alícuota del 21% del IVA, se obtienen unos u$s 2 por usuario, unos $ 360 millones al año. De máxima, se observa que entre 3 a 5% de los servicios que los argentinos pagan al exterior con tarjeta de crédito (sobre un total de u$s 6000 millones a u$s 8000 millones), se destina a servicios digitales.

Los servicios digitales son los provistos a través de Internet, y puede ser desde el suministro de páginas web, programas informáticos, descarga de libros digitales, de imágenes, música, juegos, películas. Las webs de citas, la suscripción de periódicos en línea, enseñanza a distancia, etc.