Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Podemos conformar una mayoría de hasta 140 ó 150 diputados"

El titular de la bancada oficialista confía en el apoyo de los gobernadores para poder avanzar en el temario que proponga el Gobierno, con la Ley Cerrojo como uno de los primeros objetivos. Cuenta con el massismo como parte de esa estrategia. Y apunta contra La Cámpora

Massot ya junta votos para aprobar el temario que envíe Macri en marzo

Massot ya junta votos para aprobar el temario que envíe Macri en marzo

Debutante en su doble rol de diputado y jefe del bloque oficialista, Nicolás Massot se volvió en estos 50 días una de las figuras más relevantes en la Cámara de Diputados. Dedicado a juntar votos para aprobar el temario que el presidente Mauricio Macri envíe al Congreso desde marzo, confía en lograr una mayoría holgada de más de 140 diputados, cuando el quórum se consigue con 129. Y dice que la eventual ruptura del Frente para la Victoria no fue "una estrategia" del PRO, pero que su bloque estuvo atento y escuchando, "activa o pasivamente".

–¿Cambiemos puede construir mayorías en Diputados?

–Podemos construir mayorías, sin dudas. Va a depender de las leyes en algunos casos. Ya hemos tenido un ejercicio bastante efectivo con la obtención de una banca en el Consejo de la Magistratura. No era un tema fácil y se ha podido hacer igual. Por cuestiones coyunturales no nos acompañó el Frente Renovador pero creo que si hoy fuera el caso, lo harían. De manera que estamos hablando de la posibilidad de conformar una mayoría de hasta 140 ó 150 diputados, en función de cada ley. Lo que notamos de muchos partidos provinciales o de muchos gobernadores y sus representantes en el Congreso es una alta coincidencia de lo que estamos planteando y eso creo que se va a plasmar en el acompañamiento legislativo.

–¿Es decir que cuenta en esta mayoría al Frente Renovador?

–Lo estoy contando. Sacando a La Cámpora, a esos 40 ó 50 diputados muy asociados y referenciados con Cristina Fernández de Kirchner, en general todos tienen responsabilidades territoriales e institucionales. Incluso en el Frente para la Victoria hay justicialistas más tradicionales que tienen que ayudar a sus gobernadores.

–¿Recibieron quejas de otros bloques por las reasignaciones de despachos y los despidos?

–No, porque el único bloque que está excedido en recursos humanos, logísticos y en espacio físico es el Frente para la Victoria. Es algo que hay que rectificar. El FpV ha perdido más de 30 diputados y ya no conforma la mayoría.

–Fue una decisión antipática la de clausurar un despacho y que justo sea el que había ocupado Máximo Kirchner...

–No lo es. Y no lo es en comparación con ellos mismos. Ivana Bianchi, Patricia Bullrich y Felipe Solá fueron desalojados de manera mucho más traumática. Cuando se ausentaron de Buenos Aires, han encontrado las cerraduras cambiadas y sus muebles en el pasillo. Y de manera mucho más injusta. Porque en este caso el diputado Máximo Kirchner lo único que hizo fue pícaramente apropiarse de una llave y nunca tomó posesión formal del despacho.

–¿La Ley Cerrojo es su primer objetivo?

–Seguramente esté entre los temas de las primeras sesiones, sin dudas. Es fundamental.

–¿Está juntando los votos?

–En charlas informales estamos teniendo muy buena devolución, principalmente porque es de común beneficio para la Nación y para las 24 provincias, que van a tener manera de endeudarse.

–¿Habrá algún proyecto para regular la protesta social?

–Puede haberlo. Un protocolo. De ninguna manera se va a restringir lo que es un derecho, simplemente se trata de intentar compatibilizar ese derecho con otros, como el derecho al trabajo y a la libre circulación.

–Es un tema sensible para el Gobierno, con los casos de Milagro Sala y la represión a la murga en la villa 1-11-14...

–Me parece que es un tema sensible para la sociedad, no solo para el Gobierno. Lamentablemente vivimos en una sociedad violenta. Por supuesto que el Gobierno tiene una máxima responsabilidad. También venimos de gobiernos en los que se ha mirado para otro lado y se ha sido excesivamente permisivo con casos de violencia. Nos encontramos en un estado crítico.

–¿Qué opina de las declaraciones de Darío Lopérfido sobre la cifra de desaparecidos?

–Me parece que no tiene ninguna relevancia el número. Fue una época durísima y hubiera sido igualmente grave fuera la cantidad de vidas que fueran.

–¿Cuál es su posición sobre los juicios por delitos de lesa humanidad, considerando que su tío, Vicente Massot, está acusado en uno de ellos?

–Poco tiene que ver mi parentesco porque estamos hablando de una causa, por decir lo menos, manipulada, con fines de persecución mediática, como el gobierno anterior nos tenía acostumbrados. Por el momento los únicos fallos que hubo en las distintas instancias han sido de falta de mérito. Así que hasta ahora la Justicia por suerte ha encontrado falaces, igual que nosotros, todas las acusaciones. Nuestra generación ha sido cómplice tácitamente de un sinfín de violaciones a los derechos humanos con permanentes desapariciones por la trata de personas y el narcotráfico, a los que el gobierno anterior ha hecho caso omiso. Ha ocupado su atención en discutir los derechos humanos del pasado y no los del presente. Estoy en contra de eso. Y en general de hacer política con la historia. Fue una etapa traumática que no se supera con revancha, con politiquería ni con negocios. Se supera con justicia, para todos lados y de la misma manera. Y con memoria para no repetirla.