Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Plazos fijos, Letras en pesos, Letes en dólares e inflación, ¿cuál ganará?

La selección armada por Cronista.com busca comparar inversiones financieras de la misma duración, por eso a continuación el ejercicio se realiza en base a Lebac de mediano plazo, Letes cortas y plazos a tres meses.

Plazos fijos, Letras en pesos, Letes en dólares e inflación, ¿cuál ganará?

El Banco Central (BCRA) redujo ayer la tasa de interés de sus Letras (Lebac), no sólo las de las más cortas (a 35 días) sino también las de las medianas y largas. Las de 91 días, por ejemplo, quedaron en el 31,75% nominal anual.

Hoy y mañana, en tanto, el Gobierno está licitando nuevas emisiones de Letras del Tesoro (Letes) en dólares, a plazos de tres y seis meses. Se trata de títulos con lo que se denomina “cupón 0”, por lo que la tasa de interés está implícita en el precio de corte ya pautado por el Ministerio de Hacienda. Para las de 91 días, esa tasa es del 3,45% nominal anual.

Esos rendimientos se comparan con las tasas en torno al 25% que pagan hoy los plazos fijos en pesos a 90 días (hay más altos y más bajos, pero la media ronda esa TNA). De todos modos, hay que tener en cuenta que esos depósitos no tienen gastos adicionales, mientras que la compra de títulos precisa de intermediarios: en el caso de las Lebac, se pagan comisiones que arrancan en el 0,2% del monto de la inversión, mientras que las Letes, al menos por ahora, no pagan comisión por imposición del Gobierno.

(La selección  busca comparar inversiones financieras de la misma duración, por eso las Lebac de mediano plazo, las Letes cortas y los plazos a tres meses).

El recorte de tasas de ayer del Central obedeció a la baja en la inflación subyacente. Según el relevamiento permanente de la consultora Elypsis, la semana pasada la suba de precios minoristas fue de apenas el 0,1%; para Luciano Cohan, economista jefe de la consultora, ello podría generar la esperanza de que la inflación mensual se estabilice desde junio en torno al 2%.

Con esos números, ¿quién gana?, ¿los plazos, las Lebac, las Letes o la inflación?

La tasa de las Lebac a tres meses implica un retorno del 7,915% para los 91 días en los que madura el papel. Si se le restan las comisiones (suponiendo que fueran del 0,2%, las más bajas del mercado), la tasa efectiva máxima es del 7,7%. Con mil dólares al cambio oficial del Banco Nación ($ 14,20 al cierre de ayer), unos supuestos $ 14.200 de inversión se transforman en tres meses en $ 15.293.

Con un plazo fijo en pesos a 91 días, una TNA del 25% (hay más altas y más bajas, según lo que informan en sus sitios online distintos bancos) representa en los 91 días una tasa efectiva del 6,23%. Con $ 14.200 iniciales, el ahorrista retira, pasados tres meses, $ 15.085.

En ambos casos, le ganarían a la inflación si efectivamente se estabilizara en el 2%: tres meses precios a ese ritmo fijo (una rigidez altamente improbable) representan una suba acumulada del 6,12%. Para que los $ 14.200 tuvieran el mismo poder de compra que al principio, deberían convertirse en $ 15.069. Lo que quede por encima, es “ganancia”.

Pero si la inflación se estabiliza en el 2,5%, por ejemplo, haría falta que la inversión inicial se convirtiera en $ 15.292 (emparda con las Letras y le gana al plazo en pesos). Y si los precios se mantienen en una dinámica del 3% mensual, en tres meses acumularían una suba del 9,27% (y para comprar lo mismo que al principio con $ 14.200 harían falta $ 15.516).

El interés que pagan las Letes es, para sus 91 días de duración, del 0,86%. Es decir que los mil dólares iniciales se convertirían al vencimiento del título en u$s 1008,6. Si representan o no más que la inflación dependerá, entre otras cosas, de la evolución del tipo de cambio: para que le ganen a una inflación estable en el 2%, el dólar del Banco Nación debería subir en tres meses a $ 14,95 o más; con una inflación estabilizada en el 2,5% mensual, el peso debería depreciarse por lo menos hasta las 15,17 unidades por dólar; y si la carrera de precios se mantiene en un 3% mensual, el dólar del Nación debería cotizar a $ 15,39 o más.