Plan Gas: el Gobierno afina el decreto para habilitar la licitación

El decreto del esquema para reactivar la producción se publicaría "en unos días". El precio tope es de u$s 3,35 por millón de BTU y los subsidios cubrirán la diferencia entre el costo y lo que se traslade a tarifas.

La Secretaría de Energía, conducida por el neuquino Darío Martínez, giró este fin de semana a las empresas el texto del borrador del Plan Gas 4, con el que el Gobierno pretende frenar la caída en la producción, reactivar la joya de Vaca Muerta y evitar que se disparen las importaciones en los próximos años.

El Plan de Promoción de la Producción del Gas Natural Argentino, con un Esquema de Oferta y Demanda 2020-2023, a cuyo borrador accedió El Cronista, sería oficializado mediante un decreto "dentro de unos días", según una fuente oficial. Muy probablemente, en esta semana.

En su espíritu es muy similar al Esquema de Gas 2020-2024, que se había presentado en agosto pero que no se oficializó.

El Estado se hará cargo de subsidiar la diferencia entre el precio del gas en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST) -mayorista o en boca de pozo- que se traslade a las tarifas y el costo que surja en la licitación, que debería realizarse dentro de no más de 10 días, para cumplir con el Inicio del Período Base, fijado para el 1° de noviembre de este año.

Los subsidios a la demanda (no a la oferta, ya que los precios surgirán de una licitación) estarán entre u$s 1 y u$s 1,50 por millón de BTU, lo que en el primer año costará unos u$s 1491 millones.

Esto, de todas formas, asume que no habrá traslado del costo a las tarifas, algo todavía incierto.

En 2021, según el ministro de Economía, Martín Guzmán, las tarifas aumentarán en línea con la inflación (el Presupuesto 2021 proyecta 29%).

Ese porcentaje podría recomponer la caja de las transportistas y distribuidoras, que representa alrededor de un 40% de las facturas que llegan a los usuarios, sin contar los impuestos.

Como tope, el Gobierno fijó un precio de u$s 3,35 por millón de BTU ajustado por un Valor Presente Neto (VPN) de 10%, apenas unos 5 centavos por debajo de la versión anterior del esquema.

Esto arroja un precio efectivo de u$s 3,70 para la Cuenca Neuquina, donde está emplazada la formación Vaca Muerta, según hizo trascender desde el jueves Martínez en declaraciones periodísticas.

Los consultores y analistas del mercado energético consideran que es muy posible que los precios que surjan de la licitación queden muy cerca del máximo, ya que por debajo de esos valores las petroleras -dicen- no alcanzan el costo de reposición.

En otras palabras, el break even promedio de los mejores campos de Vaca Muerta está en torno a los u$s 3 por millón de BTU, un valor todavía alto como para competir con grandes productores de gas como Estados Unidos, Qatar y Australia para exportar los excedentes a China, India, Japón y Europa, los principales centros de consumo.

Actualmente, las distribuidoras pagan a las petroleras un precio efectivo apenas superior a los u$s 2,4 para llevar el gas hasta los hogares y los comercios.

Y como el valor "real", que surgió de una subasta previa en febrero de 2019, es de u$s 4,62 en promedio, pesificado a un tipo de cambio de $ 41 por dólar, a medida que el peso se sigue devaluando frente al dólar, el precio efectivo seguirá cayendo y el Tesoro Nacional tendrá que girar más subsidios para garantizar la cadena de pagos.

Frente a una eventual crisis fiscal o quiebre en la cadena de pagos, el Estado se compromete a "crear un sistema de garantía" para cubrir lo que los usuarios no paguen a las distribuidoras.

Por caso, Metrogas avisó hace un mes que no pagaría unos $ 7500 millones por el gas que le entregaron las petroleras durante junio, julio y agosto.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios