Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Piden el juicio político y llamar a elecciones ‘ya’

A un año del inicio del impeachment contra Rouseff, Temer ya recibió la primera solicitud del suyo. En las calles, manifestantes reclamaron elecciones

Piden el juicio político y llamar a elecciones ‘ya’

El 12 de mayo del año pasado, el Senado brasilero aprobó el proceso de impeachment que terminaría expulsando a Dilma Rousseff del poder. Ironías del destino, un año después, su sucesor, Michel Temer, recibió el primer pedido formal de remoción a través de juicio político, en medio del escándalo por las acusaciones de haber aprobado un soborno.

Más allá del pedido oficial, realizado por el diputado Alessandro Molón, otras fuerzas políticas, incluso las que hasta anteayer eran aliadas, evalúan presentaciones similares en conjunto. Además, ayer, el Partido Sociademócrata (PSDB), socio de la actual administración, salió a reclamar su renuncia. Mientras tanto, luego de que el Presidente negara su dimisión, legisladores de ese espacio le pidieron públicamente a los ministros de sus filas que renuncien.

Anoche, el reclamo de la salida del mandatario se vivió también en las calles de San Pablo, Río, Fortaleza, Brasilia y Recifes, entre otras ciudades. Los manifestantes llevaron las consignas de "elecciones directas" (el mandato vence en diciembre de 2018) y la ya repetida "Fuera Temer". Y se está convocando para una gran movilización para el domingo, motorizada incluso por grupos que marcharon el año pasado exigiendo la renuncia de Rouseff y ahora lo harán contra Temer, como "Sal a la calle".

En paralelo, medios brasileros ya especulan con el eventual sucesor. Según la Constitución, en caso de renuncia o destitución de un mandatario, debería asumir su vicepresidente. Es, precisamente, cómo llegó Temer al poder, luego del juicio político a Rousseff. A falta de uno, su reemplazante debería ser, entonces, el titular de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, que es del partido Demócratas, un aliado del gobierno. El siguiente en la línea de sucesión sería su contraparte del Senado, Eunicio de Oliveira. Maia es, además, quien debería avalar cualquier solicitud de impeachment que necesitaría, primero, para ser aprobado por dos tercios de los diputados; y luego, para confirmar la destitución, la mayoría simple del Senado.

Más notas de tu interés