Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Pese a mayor impacto fiscal, el Gobierno confía en lograr meta de déficit fiscal

Para 2017 el Gobierno fijó meta de déficit primario en 4,2% del PBI. Con mayor costo fiscal, que según el massismo sería de $ 57.000 millones, se complicaría lograrlo

Las modificaciones al impuesto a las Ganancias, que ayer el Gobierno terminó de definir con la CGT sobre el proyecto presentado por la oposición, impactarán en las cuentas fiscales para el 2017. No obstante, aseguran que la meta de déficit primario, de 4,2% del PBI según se aprobó el Presupuesto para el año próximo en el Congreso, aún será alcanzable, aunque algunos analistas dudan de si se logrará.


"Vamos a respetar este camino de equilibro fiscal que fijó el presidente y eso indica respetar 4,2% de déficit el año que viene". La frase fue dicha por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en la conferencia de prensa que dio junto al coordinador económico, Mario Quintana, y al ministro de Trabajo, Jorge Triaca.
 

Frigerio no ahondó ayer sobre el costo fiscal que implicará las modificaciones incorporadas ayer a Ganancias.

Según dijeron desde el Ministerio que conduce, los números se conocerán hoy. Pero la suba del mínimo no imponible, de un 23%, y la modificación en las escalas, principalmente, implican mayores erogaciones por parte del fisco para poder concretarlas.

Hasta antes de ayer, el Gobierno defendía que el impacto del proyecto oficial era de
$ 27.000 millones. Ahora se sabe que este número quedará chico con el costo final, aunque resta definir aún sobre la creación de nuevos impuestos, puntualmente, al juego. Según había trascendido, la posibilidad de sumar este tributo ayudaría con ingresos por $ 6000 millones.

En la reunión de mesa chica que hubo ayer por la mañana, en la que estuvo el presidente Mauricio Macri con algunos ministros y legisladores, el número del que se habló fue de $ 35.000 millones.

Desde el massismo estiman que el impacto fiscal será de hasta $ 57.000 millones, de los cuales $ 35.000 millones estarían cubiertos entre impuestos y el componente impositivo del monotributo, y quedaría buscar financiamiento por $ 12.000 millones adicionales.

En la reunión con gobernadores prevista para hoy se intentará definir cómo se repartirá el impacto fiscal de esta modificación al impuesto a las Ganancias. Hasta ahora, las provincias habían aceptado que no superara los $ 27.000 millones.

En la conferencia de ayer, Frigerio mencionó que para lograr alcanzar la meta del déficit primario del 4,2% del PBI se reasignarán gastos. En concreto, con las modificaciones conocidas se calcula que 400.000 trabajadores dejarán de pagar Ganancias.

Ya antes de los cambios que se dieron a conocer ayer, tras la reunión del Gobierno con la CGT, los analistas desconfiaban que se pudiera lograr la meta del déficit primario para el año próximo. La agencia de calificación Moody‘s señaló que "la inflación alta y el déficit fiscal necesitarán ajustes adicionales", según lo expresó en su último informe de perspectivas económicas de la Argentina para 2017.

Para Maximiliano Castillo, de la consultora ACM, el año que viene el gobierno enfrenta situación fiscal muy compleja y las modificaciones al impuesto a las Ganancias dificultarán aún más lograr conseguir cumplir la meta del 4,2% del PBI. "La magnitud del déficit es importante; a esto se suma que las condiciones internacionales, que claramente le están poniendo un límite al acceso al financiamiento, que va a ser más caro y complejo", detalló.

Y agregó dos factores: que la magnitud de presión tributaria argentina actual permite incrementarla más y que 2017, al ser un año electoral, generalmente habrá más presión para el gasto público.