Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Pese a la presión sectorial, Comercio sigue su agenda aperturista y va por nuevos acuerdos

Tras su regreso de EE.UU., el secretario Miguel Braun viajará a México en una semana para negociar ampliar el ACE 6.

Pese a la presión sectorial, Comercio sigue su agenda aperturista y va por nuevos acuerdos

Mientras la dinámica política y social interna lo obliga a mantener una agenda de cuidado del mercado doméstico, de los sectores sensibles y del empleo, el secretario de Comercio, Miguel Braun, no pierde de vista su objetivo de mediano y largo plazo: abrir cada vez más la economía. Con esta finalidad, y pese a las dificultades que implica cerrar acuerdos de libre comercio, el funcionario mantiene una agenda internacional activa y avanza en tratativas comerciales con diversos países para lograr, en algún momento, su meta.

Tras su regreso de Estados Unidos, viaje que compartió con el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y donde hubo reuniones con la secretaria de Comercio norteamericana, Penny Pritzker, para avanzar en el diálogo bilateral y la convergencia regulatoria entre ambos países, Braun se prepara ahora para viajar a México con el fin de comenzar las negociaciones tendientes a ampliar el acuerdo comercial que rige entre ese país y la Argentina. 

Se trata del Acuerdo de Complementación Económica 6 (ACE 6), mediante el cual ambos países se otorgan preferencias arancelarias en alrededor del 40% de los productos que se comercializan recíprocamente. 

Con la ampliación, los gobiernos de Mauricio Macri y Enrique Peña Nieto aspirarán a tener una especie de tratado de libre comercio, que es posible porque el Mercosur tiene un acuerdo con México que así lo permite.

“La Argentina y México tienen un ACE hace 29 años, que no se ha tocado, pero resolvimos profundizar sus términos, explorar y desarrollar nuevas disciplinas dentro del acuerdo y eso nos permitirá aspirar a un acuerdo de mayor integración y de libre comercio entre ambos países”, había dicho el presidente mexicano a mediados de año, cuando visitó Buenos Aires. 

Braun partirá en una semana para ese país para iniciar la negociación, dijeron fuentes de Comercio. 

Según datos de la consultora DNI, que dirige Marcelo Elizondo, las exportaciones a México alcanzaron u$s 820 millones en 2015, de los cuales u$s 21 millones fueron productos animales; u$s 27 millones, productos vegetales; u$s 27 millones, aceites; y u$s 62 millones, alimentos elaborados.

También hubo ventas de manufacturas de cuero por u$s 69 millones y pasta de madera, por u$s 10 millones. El resto es básicamente industrial, con autos como principal rubro. 

Durante los primeros siete meses de este año, las exportaciones cayeron 10% en términos interanuales, dijo Elizondo.

También está en la agenda comercial avanzar en las tratativas, junto con el Mercosur, para firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Canadá, cuyo gobierno se mostró muy interesado en ir en este sentido por las grandes posibilidades comerciales que existen, fundamentalmente en los sectores minero y agrícola.

Con respecto al acuerdo Unión Europea-Mercosur, cada vez se percibe como más lejano debido a la resistencia de países como Francia a reducir subsidios en materia agrícola y otorgar mayores cuotas al ingreso de esos productos de la región. El Brexit generó una traba mayor a este proceso, ya que el Reino Unido era uno de los impulsores fuertes del acuerdo interbloque. Aún así, en Comercio aspiran a poder lograr el tratado en dos años.

Con respecto al vínculo comercial con los Estados Unidos, la aspiración de máxima es lograr un TLC con ese país, pero hoy no están dadas las condiciones políticas para avanzar en ese sentido. Las elecciones de mañana en ese país serán determinantes para evaluar qué rumbo tomará la economía y el comercio mundial, por lo que hoy es inviable pensar en ello. Lo que sí propuso el gobierno de Macri en el reciente viaje fue que la Argentina vuelva a ser incorporada al Sistema General de Preferencias (SGP), del cual había sido excluida en 2012 por la enemistad que había con el gobierno de Cristina Fernández y las políticas aplicadas.

Se trata de un sistema de beneficios que tiene Estados Unidos para determinados países que consiste en rebajar el arancel de importación a 0% para un grupo de productos.

“Hubo buena receptividad, pero no es fácil. Estamos viendo si existe alguna chance de que pueda firmarlo el presidente Obama antes de irse, sin necesidad de que pase por el Congreso”, dijeron en Comercio.