Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Pese a la huelga docente, el Gobierno rechaza reabrir la paritaria y crece el conflicto

Bullrich y los sindicatos polemizaron por los niveles de adhesión al paro. La protesta, que se repetirá la próxima semana, afectó el dictado de clases en las escuelas públicas

Los docentes reclaman un aumento salarial que compense el efecto de la inflación sobre los salarios

Los docentes reclaman un aumento salarial que compense el efecto de la inflación sobre los salarios

Lanzados a la ofensiva por lograr la reapertura de la paritaria sectorial, los gremios docentes cumplieron ayer con el segundo paro nacional contra la gestión de Mauricio Macri en el marco de una escalada de protestas que contemplará una nueva jornada sin clases el próximo viernes 2 de septiembre.

La medida de fuerza mereció una dura réplica del Gobierno que, a través del ministro de Educación, Esteban Bullrich, calificó de "lamentable" la actitud de los sindicatos docentes y, tras ratificar su determinación de mantener cerrada la discusión salarial, abrió una polémica directa por los alcances concretos de la huelga. Así, mientras para el Ejecutivo el nivel de adhesión al paro fue "dispar", con un acatamiento en torno al 50% en todo el país, desde los gremios aseguraron que la protesta fue "masiva" y alertaron que profundizarán su plan de lucha si no reciben respuestas a sus reclamos.

"El Gobierno tiene en sus manos la posibilidad de alentar o desalentar" el conflicto, advirtió Roberto Baradel, titular del bonaerense Suteba y miembro de la cúpula de Ctera, uno de los gremios con representación nacional que promovió la huelga junto a la Unión Docentes Argentinos (UDA), CEA y Amet.

También el titular de UDA y flamante secretario de Políticas Educativas de la CGT, Sergio Romero, calificó de "contundente" la adhesión de los maestros a la huelga y criticó duramente la negativa del Ejecutivo a reabrir la paritaria docente. "Esta respuesta muestra el descontento de los docentes de toda la Argentina y evidencia la grave crisis educativa por la que estamos atravesando con sueldos de $ 8.500, una infraestructura escolar que aún deja mucho que desear, programas socioeducativos que han sido discontinuados por parte de la Nación y el incumplimiento de los acuerdos a los que se han arribado dentro del ámbito paritario", acusó el dirigente.

Pese al malestar de los docentes, que se replicará la próxima semana con una nueva protesta, el ministro de Educación rechazó ayer la posibilidad de reabrir la discusión salarial al sostener que los maestros recibirán este año un incremento de "casi el 50%". "Siento que este paro no está justificado en lo salarial, y entonces aparecen otras justificaciones que son potenciales. Es lamentable", sostuvo.

La huelga se sintió con fuerza en las escuelas públicas, en tanto la adhesión fue menor en los colegios de enseñanza privada. En las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Río Negro y varios distritos del norte y sur del país la actividad estuvo casi totalmente paralizada, mientras que sus efectos fueron más acotados en las escuelas porteñas y en provincias como Mendoza, Entre Ríos, San Juan y La Pampa.