Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Pese a la caída de la actividad, el Gobierno recorta al mínimo los subsidios antidespidos

Lo hace en un contexto de fuerte ajuste del sector público. Ante los pedidos de renovación de la ayuda de las firmas, el Ministerio de Trabajo endureció criterios de aprobación

El sector de la industria frigorífica, uno de los afectados por la reducción de los Repro

El sector de la industria frigorífica, uno de los afectados por la reducción de los Repro

Aún en el actual contexto de caída de actividad económica y de fuertes despidos en el sector público y privado, el Gobierno restringió al mínimo el otorgamiento de los Repro –-Programa de Recuperación Productiva-–, los subsidios que otorga para evitar que las empresas reduzcan personal. De ser una herramienta que la gestión de Cristina Fernández utilizó con muchas empresas, hoy se está otorgando a unas pocas; sólo a las que puedan justificar una situación muy crítica.

Así lo manifestaron diversas fuentes de sectores industriales, como también de gobiernos provinciales, pero desde el Ministerio de Trabajo no quisieron hacer comentarios al respecto. Ni bien asumió, el gobierno de Mauricio Macri prorrogó el programa hasta diciembre de 2016, pero trascendió que la cartera que conduce Jorge Triaca lo está modificando y fijando nuevos criterios para el otorgamiento del subsidio.

Tanto es así que el gobierno de la provincia de Santa Fe se mostró preocupado por la situación, ya que muchas empresas radicadas en ese distrito están muy complicadas por el fuerte incremento en los costos y no pueden afrontar además una quita del subsidio. De todas las empresas que tenían Repro gestionados por las autoridades santafesinas, hoy quedan sólo dos: la fabricante de maquinaria agrícola Vassalli, y la curtiembre Las Toscas (del grupo Sadesa), ambas con situaciones extremadamente críticas en las que había amenaza de despidos masivos, informó una fuente del Ministerio de Producción santafesino.

"Nos dijeron que tienen un cambio de política y de criterio y que intentan revertir algunas políticas que consideran que no fueron transparentes a la hora de usar el Repro y que se terminaba utilizando para otros objetivos y no para la finalidad que fue creada", agregó la fuente, que aclaró que en el caso de la curtiembre, mantener los subsidios fue condición para que pueda ser vendida, mientras que a Vassalli le otorgaron un monto menor.

Un sector que se verá muy afectado por este ajuste es el de autotransporte de pasajeros de larga distancia, que tenía el beneficio desde hace dos años para pagarle $ 2000 del sueldo a cada uno de los 22.000 choferes. Los argumentos empresarios acerca de la imposibilidad de trasladar a las tarifas los mayores costos salariales, debido a la fuerte competencia con los vuelos de Aerolíneas Argentinas, y el temor de posibles despidos masivos, determinó a las entonces autoridades a conceder el subsidio.

Pero en febrero funcionarios de la cartera laboral les comunicaron a las cámaras del sector el inminente fin del beneficio. Frente a las dificultades señaladas por las empresas de la actividad, sumada a la amenaza de cesantías, el Ejecutivo se comprometió a avanzar con algún esquema de compensación alternativo, pero que –según señalaron fuentes del sector– sólo beneficiará a las compañías que demuestren fehacientemente una situación de crisis y el monto de los subsidios sería sensiblemente menor al otorgado actualmente (informalmente se deslizó un beneficio en torno a los $ 1300).

Dieron cuenta del mismo panorama empresarios de la industria frigorífica, que indicaron que al menos desde el consorcio ABC, que agrupa a los exportadores, sólo están gestionando dos Repro (para dos firmas, de La Pampa y Santa Fe), cuando el año pasado varias empresas gozaban del subsidio. Y aún así, todavía no tienen novedades. Lo mismo le ocurre a la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), que hasta 2015 una treintena de empresas cobraban los Repro y hoy la cámara sólo negocia uno solo.

"Tienen que demostrar que tienen tres balances negativos consecutivos y otros requisitos más que justifiquen un escenario crítico, pero muchas empresas no lo cumplen", señaló un directivo de la entidad.

En el área de Salud el escenario parece más complejo, ya que se dieron de baja los Repro que recibían diversas empresas y establecimientos sanitarios en crisis, como el caso del Hospital Español o el Centro Gallego, cuyo funcionamiento estaba en parte garantizado por la asistencia estatal para financiar el pago de sueldos. Pese a las gestiones que el gremio de la actividad efectuó para resolver la continuidad de los beneficios, aún siguen sin obtener respuestas de la cartera laboral.

Los Repro fueron creados en 2002, tras la crisis, y fuertemente utilizados por la gestión kirchnerista tras la crisis financiera internacional de 2008, con el propósito de subsidiar una parte del salario de los trabajadores en aquellas empresas en convocatoria de acreedores o al borde del cierre.

Inicialmente el monto de los planes alcanzó los $ 400 y trepó en 2015 a los $ 2000 por trabajador. Los planes se otorgaron por períodos mínimos de 3 a 6 meses hasta un máximo de un año, con la posibilidad de renovarlos si la situación de la empresa beneficiada se mantenía igual.