Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Pese a inundaciones, Gobierno mantiene estimaciones de cosecha

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, aseguró la producción pese a las inundaciones que afectan  a un millón de hectáreas productivas en la pampa húmeda. Atribuyó la situación actual a la “inacción y la desidia”.

Pese a inundaciones, Gobierno mantiene estimaciones de
cosecha

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, aseguró que “no hemos cambiado nuestra estimación” de cosecha agrícola para la presente campaña pese a las pérdidas ocasionadas por las inundaciones que afectan  a un millón de hectáreas productivas en la pampa húmeda.

El ministro atribuyó la actual situación a la falta de obras hídricas por “inacción” y “desidia” en el país durante “tantísimos años”.

“El campo generó más de cien mil millones de dólares solamente en concepto de retenciones y que no le han puesto un centavo a las obras hídricas”, cuestionó en referencia a la gestión kichnerista.

Buryaile en declaraciones a radio Belgrano afirmó que “no hemos cambiado nuestra estimación de cosecha” porque “todavía no tenemos suficientes elementos como para decir que no se va a cumplir lo que teníamos pronosticado(130 millones de toneladas para el ciclo 2016/7017)”.

Consultado por el perjuicio económico a causa de las inundaciones, calculó que en “el corazón de la pampa húmeda se pierde ‘no menos de 3.000 millones de dólares por año de producción”.

“En el corazón de la pampa húmeda hay casi un millón de hectáreas bajo agua. Eso nosotros podríamos perfectamente en un mediano plazo recuperar y poner en funcionamiento”, indicó el funcionario ya finalizó remarcando que solucionar el problema “significa poner en funcionamiento no menos de 3.000 millones de dólares por año de producción. Eso es el daño que está sufriendo la Argentina solamente en esta zona de la pampa húmeda”.