Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Pérez Corradi apuntó a Sanz, que retrucó: "Quieren embarrar la cancha"

Primero fue Aníbal Fernández. Y ahora Ernesto Sanz. El ex presidente de la UCR y socio fundador de Cambiemos rechazó ayer la nueva denuncia del detenido Ibar Pérez Corradi, que ya había involucrado en el Triple Crimen al ex Jefe de Gabinete kirchnerista, que señaló que el radical cobró u$s 200.000 para apoyar el juicio político al ex juez federal Federico Faggionato Márquez.
"Deben querer embarrar la cancha", negó Sanz, luego de que el ex prófugo lo acusara durante su quinta jornada de indagatoria ante la jueza federal María Servini de Cubría. "Es una barbaridad, una cosa descabellada. Eso mismo dijeron en 2010 en pleno juicio a Faggionato Márquez para apartarme de la causa en la que yo era fiscal acusador junto a Luis María Cabral", resaltó el ex senador radical ante radio La Red.
"Cuando investigamos encontramos tantas razones para ir hacia su enjuiciamiento", recordó Sanz. La destitución del ex magistrado fue en junio de 2010, por "mal desempeño" cuando investigaba el tráfico de efedrina, droga que derivó en el triple crimen de General Rodríguez.
Carlos Broitman, uno de los a
bogados de Pérez Corradi, admitió ayer que tanto Sanz como el ex intendente de Quilmes y hombre cercano al ex Jefe de Gabinete, Sergio Villordo, habían sido nombrados por su defendido. "Sabemos que se han filtrado copias de la declaración, donde sí es correcto que ha mencionado al senador Ernesto Sanz y al ex chófer de Aníbal Fernández", resaltó.
Villordo, el otro apuntado por el ex prófugo de ser el intermediario de supuestos sobornos que años atrás le habría pagado a Fernández para garantizarse protección policial, negó la acusación con un comunicado. "Desde el año 2007 no tuvo ni tiene trato con sectores del kirchnerismo a nivel nacional, provincial o municipal, ni con funcionarios, ex funcionarios", transmitió a través de un texto el dirigente bonaerense que en 2013 se pasó al massismo.