U$D

MIÉRCOLES 22/05/2019

Peña se llevó una advertencia de la Iglesia por la "delicada situación" social

El jefe de gabinete, Marcos Peña, visitó la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) para una reunión convocada para charlar sobre el panorama del país en medio de la recesión y la campaña electoral. "Sin diálogo es imposible gobernar", dijo el obispo Oscar Ojea.

Peña se llevó una advertencia de la Iglesia por la

El jefe de gabinete, Marcos Peña, visitó a la cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) en la sede que la jerarquía de la Iglesia católica tiene en el barrio porteño de Retiro y llevó a los obispos un informe sobre la situación del país y otros puntos de la agenda social que forman parte de las preocupaciones del clero.

En el encuentro, se coincidió en la necesidad de trabajar para un "diálogo fructífero y auténtico" entre el Gobierno y la Iglesia, dijeron los participantes a la agencia Télam.

El intercambio se produce a poco de que los obispos viajen a Roma para entrevistarse con el papa Francisco en el marco de la tradicional visita ad limina, que sirve para evaluar la marcha de la Iglesia en cada país.

Como contó El Cronista, la ocasión servirá para transmitirle al pontífice argentino un análisis de la marcha del país y la preocupación que recogen los pastores en sus diócesis.

En este sentido, el episcopado informó en un breve comunicado que los obispos "conversaron con el jefe de gabinete las condiciones y actitudes que siempre se requieren para un diálogo fructífero y auténtico", y subrayaron sugestivamente: "Más aún por la delicada situación del país en esta coyuntura".

Por el lado gubernamental, y en sintonía con los recurrentes mensajes del presidente Mauricio Macri, indicaron que la reunión fue positiva y que "todos reconocen lo complejo de la situación".

La reunión, pedida por el mismo Peña, transcurrió a "agenda abierta"- con la presencia de Peña, el secretario de Culto, Alfredo Abriani; el presidente del episcopado y obispo de San Isidro, Oscar Ojea; el secretario general Carlos Malfa, y el vicepresidente primero del cuerpo colegiado, Mario Poli, cardenal y arzobispo de Buenos Aires.

En una reciente entrevista con la agencia estatal de noticias, el titular de la CEA, Oscar Ojea, observó que el Gobierno "ve con optimismo el futuro a mediano plazo", pero que desde la Iglesia están "hondamente preocupados por los términos inmediatos", al tiempo que alertó sobre el "humor social" y "un síntoma de depresión" visible en varias capas sociales.

Tanto fuentes oficiales como episcopales dijeron a Télam que la charla fue "muy positiva, distendida y sincera", si bien no trascendieron fotografías. "Sin diálogo es imposible gobernar", fue una de las frases adjudicadas al obispo Ojea para los funcionarios visitantes.

En diciembre pasado, la Iglesia llevó una pléyade de críticas al Gobierno nacional y planteó su preocupación por los índices de pobreza, la pérdida de puestos de trabajo, la caída del consumo, la desnutrición en ascenso y la poca efectividad de la política de prevención y reinserción de las personas con adicciones a las drogas

En este encuentro, Peña llevó una actualización del trabajo de lucha contra el narcotráfico, el apoyo estatal a los Hogares de Cristo, una institución eclesial que ayuda a jóvenes drogodependientes de zonas vulnerables.

A pesar de la "charla distentida", no se abordaron dos temas urticantes: la eventual visita del Papa a la Argentina, que el mismo pontífice sugirió días atrás, ni la discusión del aborto, siendo que la Iglesia criticó esta semana que se permitiera poner fin a la vida de dos bebés en gestación de niñas menores de edad abusadas, en Corrientes y en San Juan.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping