Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Peña ratificó en el Congreso la estrategia con docentes: no habrá paritaria nacional

El jefe de Gabinete habló durante siete horas ante la Cámara baja. Se cruzó duro con los diputados kirchneristas. Defendió a Macri por los conflictos de intereses.

Peña ratificó en el Congreso la estrategia con docentes: no habrá paritaria nacional

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, ratificó ayer la decisión del Gobierno de no convocar a la paritaria nacional docente y cuestionó la "cultura del paro" que, dijo, empuja "la fuga hacia la escuela privada". Fue ante la Cámara de Diputados, en una exposición de casi siete horas, que tuvo momentos calientes cuando el funcionario se trenzó en ásperas discusiones con los diputados del PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV).

"La cultura del paro docente lo que termina fortaleciendo es la fuga a la escuela privada", sostuvo el ministro, quien además puntualizó: "La paritaria (de los maestros) debe hacerse con los empleadores directos, que son las provincias, para que cada provincia pueda manejar su política salarial". Fue durante una breve exposición inicial, antes de que comenzaran las preguntas de los legisladores, y mientras cientos de miles de personas se manifestaban a metros del Congreso en el marco de la Marcha Federal docente.

Con una actitud confrontativa, en línea con el tono que impuso el presidente Mauricio Macri a su discurso de apertura de las sesiones legislativas hace tres semanas, el jefe de Gabinete convirtió al recinto de la Cámara baja en un ring de boxeo y eligió como rivales principales a los legisladores kirchneristas. Sin embargo, también se cruzó con representantes del Frente Renovador, que lo cuestionaron por la estrategia polarizante. "Déjense de agarrar caminos fáciles y empiecen a resolver los problemas", le exigió Graciela Camaño. En sintonía, Felipe Solá lo acusó de montar "un inmenso show" con "una continuidad del discurso de agresividad de Macri".

En ese clima caldeado, Peña rechazó de plano cualquier sospecha de corrupción en el Poder Ejecutivo y negó incluso la existencia de conflictos de intereses en los últimos casos que acosaron al Gobierno: el acuerdo entre el Estado y el Correo Argentino por la deuda de la empresa y la asignación de rutas aéreas a Avianca.

"Se va a terminar corroborando que el presidente Macri no tiene nada que ver con la mentira de los Panamá Papers", aseguró además.

Peña enfatizó que el Gobierno no ve "una vocación autocrítica de aquellos que han gobernado durante las últimas décadas" y, entre aplausos del oficialismo, pidió "cambiar de raíz la cultura de opacidad, de engaño". Puntualmente, al responderle al ex ministro de Economía y actual diputado del PJ-FpV, Axel Kicillof, lanzó: "Ustedes destruyeron todos los instrumentos de navegación de la economía argentina, empezando por el Indec. Dejaron un Banco Central sin recursos, dejaron un default, dejaron la economía más cerrada del planeta. ¡Háganse cargo de algo!", se exaltó.

Además, aprovechó para reprochar viejos desaires. "Durante ocho años fui secretario general del Gobierno de la Ciudad, y durante ocho años no nos atendieron el teléfono", se quejó. En contraste, destacó que "hoy hay más diálogo y vínculo que en los últimos doce años".

Los diputados opositores insistieron en la frase que utilizó el sábado la conductora televisiva Mirtha Legrand, y le señalaron al funcionario que el Gobierno "no ve la realidad". Peña acusó la chicana y se dijo "sorpendido" porque el kirchnerismo estuviese citando a la conductora. Además, ante las insistentes preguntas por los conflictos de interés, preguntó: "¿Cuántos problemas nos hubiéramos evitado si aplicaban la Ley de Ética? ¿Por qué no lo hicieron en sus doce años de gobierno?"

Sobre la gestión macrista, subrayó que "no hay casos de corrupción" y sostuvo que las imputaciones que recibieron el Presidente y varios de sus funcionarios se originaron en "denuncias truchas".