U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Peña pierde poder de fuego con nuevo ajuste sobre el Presupuesto

Cedió casi $ 1000 millones a otras áreas con necesidad de cubrir gastos corrientes. El pasivo de la administración central crece $ 18.000 millones

Marcos Peña

Marcos Peña

Sin apariciones públicas luego del fin de semana frenético en el que el presidente Mauricio Macri decidió achicar su equipo de colaboradores, las versiones sobre el recorte de competencias al jefe de gabinete, Marcos Peña, están a la orden del día y ayer sumaron también signos concretos en momentos en que el Gobierno procura dar señales fuertes de cara a la sociedad y a los mercados.

A través del Boletín Oficial, el Gobierno instrumentó una nueva modificación presupuestaria que tuvo por objetivo general cubrir las necesidades de gasto de distintas jurisdicciones, y para lo cual se le restaron importantes fondos al despacho del ministro coordinador.

Mediante la decisión administrativa 1605/2018, el propio Peña amplió los créditos vigentes para diversas áreas del Poder Ejecutivo, la Justicia y el Congreso, elevando el pasivo presupuestario en $ 18.000 millones, a la vez que sacrificó de su órbita $ 213,3 millones que se habían pensado para ejecutar "actividades centrales", $ 20,3 millones de la caja del Plan Belgrano, $ 5,9 millones de "proyectos sociocomunitarios" y otros $ 439,6 millones para "prensa y difusión de actos de gobierno". El jefe de gabinete se quedó sin $ 196,4 para "planes y programas inherentes a contenidos", sin aclarar si acaso implica un recorte de partidas sobre la pauta oficial o bien sobre la política oficial en redes sociales, y fondos para obras de menor cuantía en parques temáticos, el Centro Cultural Kirchner o Tecnópolis. En total, Peña cedió más de $ 965 millones.

El "sacrificio" de Peña fue a parar, entre otros, a la Cancillería para el pago de $ 1287 millones en concepto de cuotas y contribuciones a organismos internacionales; al ministerio de Seguridad, que recibió $ 459,7 millones para cubrir parte del rojo que mantiene con el sistema de Bomberos Voluntarios, el pago de sueldos en la Gendarmería y en institutos educativos de la Policía Federal.

Al respecto de este último punto, el diputado Daniel Filmus y la Ctera denunciaron que unos $ 25 millones destinados a fuerzas federales restan fondos del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología. Anoche, cerca del ministro Alejandro Finocchiaro respondieron que "se produjeron malas interpretaciones" y "no hay reducción ni reasignación presupuestaria", sino "un regular movimiento administrativo".

Según subrayó la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), la Secretaría de Energía sumó $10.000 millones con destino al subsidio de las tarifas, a través de giros a la compañía administradora del mercado eléctrico mayorista, Cammesa. También el ministerio de Defensa fue beneficiado con transferencias para cubrir "gastos operacionaleS" del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. En tanto, los giros al Poder Judicial ascienden a $ 750 millones para financiar gastos en personal.