U$D

SÁBADO 23/03/2019

Pax Cambiemos: Peña se llevó el apoyo de Carrió para la campaña

"Lilita" recibió en su casa bonaerense al jefe de Gabinete, a cargo del armado electoral. La diputada, clave para ir a las urnas con la bandera anticorrupción

Pax Cambiemos: Peña se llevó el apoyo de Carrió para la campaña

La diputada Elisa Carrió se quedó en Exaltación de la Cruz, en su casa-quinta, y allí recibió al jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien necesita a "Lilita" a gusto adentro de Cambiemos para la campaña de 2019. De ahí que el principal asesor político del presidente Mauricio Macri viajó 82 kilómetros para reunirse con la fundadora de Cambiemos, quien cada tanto tensa la cuerda con sus aliados, y luego recibe un trato especial.

Tras el encuentro en la provincia de Buenos Aires, Peña se llevó el compromiso de Carrió para "acompañar y fortalecer a Cambiemos y al Presidente", según comunicaron desde la Coalición Cívica. En esa reunión analizaron "el escenario político electoral nacional" y hasta hicieron un repaso por "distritos/provincias". El calendario electoral es extenso este año ya que varias provincias desdoblaron las elecciones.

El compromiso de Carrió es un objetivo que buscaba Peña. "Lilita" ya se había manifestado así ante el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, este miércoles. Ante el referente porteño confesó que no quería ser candidata a senadora por la Ciudad de Buenos Aires. ¿Esto significa que Carrió no será candidata en 2019? En su círculo íntimo dan por cerrada esa posibilidad. Carrió se retiraría de la política cuando finalice su mandato en 2021. Pero "Lilita" ya anunció su retiro en otras ocasiones...

Si bien la trama principal del encuentro gira en el tono político, lo cierto es que la visita de Peña a Carrió pasa más por mejorar la confianza entre el referente del PRO y la líder de la Coalición Cívica. "Hablan de todo... Una amplitud de temas inimaginables", comentó una fuente que conoce de cerca a ambos. El temario no se reduce solamente a la estrategia política, sino también a detalles de la política cotidiana. En el encuentro de ayer que comenzó poco antes de las 16 hs y se extendió por más de dos horas también participó el presidente de la CC, Maximiliano Ferraro.

La relación Carrió-Peña fue volátil desde el comienzo. "Lilita" expresó varias veces en privado que no pensaba seguir los lineamientos del jefe de Gabinete, en especial, respecto a cómo comunicar ante la opinión pública. Ese es el principal rol de Peña. Pero con el tiempo "Lilita" mostró más apertura ante el jefe de Gabinete (eso no quiere decir que seguirá todos sus consejos). Y Peña está ante al frente de la estrategia electoral de 2019, para lo que necesita la relación más aceitada posible con Carrió. Para tener en cuenta, el jefe de Gabinete tiene un voto decisivo en la mesa chica de Cambiemos ante la posibilidad de desdoblar las elecciones en la provincia de Buenos Aires, que están buscando instalar desde La Plata. Hasta el momento, Peña es renuente a esa decisión.

Si hay un eje que los une a ambos, es la agenda ética-valores. Esta línea va a ser central para la campaña de Cambiemos este año. Cerca de Peña reconocen que un tercio de los ciudadanos están desilusionados con Macri pero les pesa más el rechazo moral a Cristina Fernández de Kirchner. De ahí que Peña necesita a Carrió para esta campaña más protagonista que nunca y sin los cortocircuitos que planteó en 2018: quejas por las subas de tarifas o exigir la renuncia del ministro de Justicia, Germán Garavano. "La bandera ética es un tema que los une a los dos... Son tremendos. Marcos es muy estricto y a Carrió no la movés de ese lugar", comentaron.

De ahí que "Lilita" expresó su antipatía con el protagonismo de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Carrió dijo que no quiere un referente de derecha como Jair Bolsonaro en el gobierno de Cambiemos. También es muy celosa del poder del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y en una entrevista del miércoles le advirtió "que no busque ampliar su territorio". Esta última declaración puede haberle caído bien a Peña, quien está atento al crecimiento de la imagen de cada integrante del gabinete, tal como ocurrió con el entonces ministro Alfonso Prat-Gay.