Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Paritaria docente: Vidal intenta imponer modelo testigo con tope salarial de 18%

El Ejecutivo nacional apuesta a que la suba que fije Buenos Aires se replique en el resto de las provincias. Gremios anticiparon reclamo de 35% y amenazan con no iniciar las clases

La gobernadora bonaerense no descarta fijar el aumento por decreto

La gobernadora bonaerense no descarta fijar el aumento por decreto

Sin el paraguas de una referencia nacional para la actividad, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, pondrá en marcha hoy la discusión paritaria docente del distrito, en la que apuesta a establecer un incremento cercano al 18%, en línea con la inflación oficial proyectada para 2017, una negociación que la Casa Rosada proyecta convertir en el modelo a imitar por el resto de las provincias.

La discusión, sin embargo, no resultará un trámite sencillo: después de haber repudiado la suspensión de la paritaria federal, los gremios docentes bonaerenses se sentarán hoy a la mesa de negociación con un reclamo de aumento del 35% y la amenaza firme de no iniciar el ciclo lectivo el próximo 6 de marzo. "Vamos a plantear el 35%, entre pérdida del poder adquisitivo y proyección de inflación para este año. Y si la gobernadora quiere imponer el 18%, va a haber conflicto", advirtió ayer Roberto Baradel, titular del Suteba, el principal sindicato docente bonaerense, en alusión a la posibilidad de definir medidas de fuerza en la fecha prevista para el arranque de las clases.

Frente a esa amenaza, desde la administración Vidal blandieron su propia advertencia: la alternativa de disponer por decreto el aumento para los maestros y dar por concluida la negociación paritaria si no se logra un acuerdo con los gremios. Ese recurso, por ahora, solo está en análisis, concedieron desde el Ejecutivo bonaerense.

La propia Vidal se ocupó el fin de semana de adelantar la posición que sus colaboradores llevarán hoy al encuentro con los representantes de los maestros. "Vamos a hacer la mejor oferta posible dentro de lo que podemos pagar", afirmó. Y pidió que las negociaciones se den en un marco en el que "se priorice que los chicos estén en las aulas el 6 de marzo". En concreto, la propuesta de la autoridades bonaerenses replicará el esquema acordado en diciembre pasado con una parte de los gremios estatales de la provincia, que estipuló una suba de 18% en cuatro tramos y ajustable según la inflación que mide el Indec.

El Gobierno nacional espera que el molde bonaerense calce también como referencia para el resto de las jurisdicciones, que prevén iniciar recién la próxima semana las negociaciones con los sindicatos docentes de sus respectivos distritos. Sin embargo, en el encuentro que mantuvieron la semana pasada, gobernadores y representantes de 18 provincias plantearon su fuerte rechazo a la decisión de la Casa Rosada de dejar sin efecto la paritaria federal y pusieron en duda el mantenimiento de los fondos comprometidos por la Nación para asegurar el financiamiento de la suba salarial para los maestros. "Nos tiraron el problema por la cabeza", se quejó uno de los mandatarios que participó de la reunión del jueves en el CFI.

Otros gobernadores reclamaron un encuentro urgente con funcionarios de Macri para determinar la asistencia nacional que recibirán sus administraciones. En concreto, se refirieron a un incremento de los recursos del denominado Fondo Compensador, que garantiza el pago de los sueldos docentes en las provincias más pobres, y a la intención de que también se ajuste por inflación el financiamiento proveniente del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) que reciben todos los distritos.

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, fue una las voces más críticas que se alzaron contra la administración macrista el fin de semana. "Esto es una atrocidad, no es correcto y es una avivada. La Nación no puede decir ‘Les paso el problema y no les doy ninguna solución’", cuestionó.