Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Para que baje la inflación deben terminar las correcciones de tipo de cambio y tarifas"

El economista Daniel Marx dijo que la inflación no va a dejar de trepar antes de que terminen las correcciones de precios relativos de tipo de cambio y tarifas. Consideró también que se evitará el peligro de estanflación si el Gobierno gana la apuesta de atraer un flujo de capitales para inversiones.

–¿A qué atribuye la inflación? ¿Está habiendo un fuerte pasaje de la devaluación a precios?
–Hay que distinguir dos tipos de inflación una es la que se corresponde a correcciones de precios relativos, tipo de cambio, tarifas, que está subyacente poniendo presión y es un emergente, y otra es la inflación inercial previa. A pesar de la presión subyacente, veníamos de 2% por mes de aumento de precios en general. Para bajar la inflación se tendrá que pensar qué era lo subyacente y eliminarlo, o sea terminar con los ajustes de precios, y luego buscar bajar toda la inflación simultáneamente.

–¿Diría que hace falta un ajuste recesivo para terminar con la inflación?
–Depende de las circunstancias. En este caso, depende de la coordinación de expectativas y factores que hagan aumentar la demanda. No sería necesario si todos piensan que la inflación va a bajar, hay políticas monetaria y fiscal consistente, y las expectativas de precios y salarios se rigen con esta pauta decreciente. Si esto no ocurre, aumenta el problema de actividad.

–El BCRA quiere llevar el circulante al 20%, ¿esto no será recesivo?
–Una pauta monetaria del 20%, si lo precios también ajustan un 20%, no sería recesiva de por sí, pero si los precios suben 30%, empieza a ser recesivo.

–¿Cómo ve el nivel de actividad?
–Es dispar. Hay algunos artículos de consumo durable en los que cayó, pero las transacciones de inmuebles están subiendo; el consumo dependen de qué se trate.

–Hay economistas que están alertando sobre el peligro de una eventual estanflación...
–Siempre en teoría se puede dar, pero se debe tratar de que no ocurra. El contexto externo no es favorable, por la caída de precios de exportación para Argentina, pero el Gobierno está intentando abrir un flujo de fondos de inversiones para que más que compensar este otro efecto negativo. Si uno no logra ni una ni otra, se queda con estanflación; en cambio, si sale bien, habrá inflación decreciente y aumento de actividad.

–¿Cómo influirá si se soluciona el conflicto con los holdouts?
–Es un elemento, pero no es el único. También importan las condiciones de credibilidad de la Argentina, las oportunidades de inversión que se abran, el ordenamiento general de la economía.

–Los grupos de holdouts mayores, con más intereses a su favor, se oponen a la propuesta que incluye una quita...
–De una u otra manera se soluciona. Hay que ver cuándo y en qué niveles. Depende mucho de la actuación del juez y las decisiones que tome.

–¿Qué futuro les ve a los créditos hipotecarios indexados que se han anunciado?
–Pueden comenzar a funcionar poco a poco. Hay que hacerlo creíble; en otros países ha funcionado y en Argentina también, pero siempre que uno piense que es para largo plazo.