Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Para no ser pobre, una familia porteña necesitó en febrero $ 13.520

Una familia necesitó en febrero $ 1712 para comprar carne

Una familia necesitó en febrero $ 1712 para comprar carne

El costo de la compra de alimentos para una familia tipo alcanzó en febrero los $ 5994 y registró un aumento del 31,2% en forma interanual, según un informe sobre Canastas de Consumo de la Ciudad divulgado ayer por la Dirección de Estadísticas de Buenos Aires. Respecto de enero, la compra de alimentos se encareció 4,4%.


A su vez, la canasta total en una familia tipo propietaria quedó en $ 13.520, incluyendo alimentos y servicios, lo que significó un incremento del 32,2% con respecto de febrero de 2015.


Según el informe, una familia tipo compuesta por dos adultos y dos menores mayores de 9 años gastó $ 1712 para comprar carne, que representó un alza interanual de 41%, y $ 1480,2 para adquirir verduras y frutas, lo que equivalió a un aumento de 34,5%.


Además de esos gastos, una familia debió destinar $ 2092,75 para el pago de servicios, donde se destacó el aumento de la electricidad del 253,3%, al pasar –tras la quita de subsidios dispuesta por el Gobierno– de una factura de $ 32 a otra de $ 112,3.


A su vez, una familia gastó en comunicaciones $ 710,9 –30,5% más que en febrero de 2015– y en el pago de expensas en los edificios, un promedio de $ 888,45. Este rubro se encareció en un año 25,5%.

Lo que viene

Las facturas de gas y el agua se mantuvieron casi estables en este período, pero se espera que en los próximos meses se produzcan aumentos. El Gobierno ya avisó que llegarán estos ajustes, pero optó por esperar algunos meses para evitar que el impacto de la suba en los servicios públicos llegue todo junto.
Si se suma el gasto en alimentos y servicios, el costo total de la familia llegó a $ 8086,8.


Entre los servicios mensuales, el aumento más importante se registró en el rubro esparcimiento, con una suba interanual en febrero de 39,1% (en promedio) y un gasto promedio de $ 809,9.


Por los gastos relacionados con el inicio de las clases, una familia con dos hijos destinó $ 268,7 para la compra de útiles escolares, que significó un aumento del 38,2% con respecto a un año atrás, según los datos oficiales. También registró una fuerte suba, de 36,9%, la compra de artículos para limpieza, con un gasto promedio mensual en febrero de $ 273,4.


Por otra parte, el mes pasado los gastos en salud aumentaron 33,7% y la compra de ropa, 39,6%, por lo que una familia tipo debió gastar $ 356,7 y $ 1488,8, respectivamente, en esos rubros. En el caso de una familia que no es propietaria y debe asumir el pago de un alquiler, el monto promedio fue de $ 3.351,3, equivalente a un incremento de 38% respecto del mismo mes del año pasado.