Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Para los gremios la medida es insuficiente y dudan que frene la presión por salarios

Moyano fue el dirigente más entusiasta con los anuncios de Macri. Pero la mayoría de los sindicalistas criticó los cambios en Ganancias y los consideró como apenas "un gesto"

Para los gremios la medida es insuficiente y dudan que frene la presión por salarios

Insuficiente y limitado, lejos de las expectativas entusiastas con las que muchos habían aguardado las medidas. Así el grueso de la dirigencia sindical recibió ayer los anuncios del Gobierno que establecen la excepción del pago del impuesto a las Ganancias para aquellos salarios de hasta $ 30 mil brutos y el incremento de las asignaciones familiares.


Si bien los gremialistas admitieron como un avance los cambios oficializados por el presidente Mauricio Macri, no ocultaron su disconformismo. "Esperábamos más", fue la conclusión generalizada. Incluso, tras conocer la letra chica de las medidas, no faltaron algunos dirigentes que alertaron que difícilmente sirvan para disciplinar las próximos acuerdos salariales por debajo del 30%, como pretende el Ejecutivo. La advertencia se explicaba en el impacto concreto de la modificación tributaria: "algunos quedamos iguales y otros van a salir perdiendo cuando se acuerden los nuevos aumentos", reconoció un gremialista que, pese a la invitación oficial, desistió de concurrir ayer al acto en el que Macri formalizó los anuncios.


Fiel a la lógica de su sintonía con la administración macrista, Hugo Moyano se convirtió en la voz sindical que más defendió las nuevas medidas. Tras aplaudir los cambios en Ganancias desde la primera fila del Salón Blanco de la Casa Rosada, el líder de la CGT Azopardo consideró "un avance, un paso que se ha dado" y destacó que el incremento de las asignaciones como una decisión "que devuelve a muchos trabajadores lo que el Gobierno anterior les había quitado". El entusiasmo del camionero llegó al punto de sostener que si Eva Perón viviera diría de Macri que " se está haciendo peronista" por las medidas destinadas a atender los reclamos de los trabajadores.


A diferencia de Moyano y el titular de Uatre, Gerónimo Venegas, otro de los sindicalistas más satisfechos por los anuncios, los gremios del transporte optaron por esgrimir una posición más crítica respecto de la reducción de la carga de Ganancias. En su visión, la medida fue solo "un gesto" que no conforma sus reclamos de eliminación ni modifica sus pretensiones salariales de cara a las paritarias. "Es mínimo. No conforma", aseveró Omar Maturano de La Fraternidad y subrayó que por eso su sector va a discutir "un sueldo acorde a la inflación, del orden del 32% al 35%". Juan Pablo Brey, de Aeronavegantes, coincidió en sostener que, pese al anuncio, el impuesto "sigue afectando el poder adquisitivo de los trabajadores".


El titular de la CGT oficial y jefe de la UOM, Antonio Caló, fue la ausencia sindical más notoria en el anuncio de las medidas. Justificó el faltazo en razones personales y apoyó tibiamente los cambios en Ganancias. "Solo el 10% de los afiliados tributa el gravamen", apuntó.


A su vez, Héctor Daer (Sanidad), del sector de los "gordos" de la misma central, también se mostró crítico por los cambio sobre el tributo al sostener que "la actualización del mínimo no imponible a $ 30 mil brutos no compensa el nivel de los aumentos salariales de los últimos tres años". "Es un pasito", enfatizó el dirigente.


Otros gremialistas compartieron el análisis y expresaron sus dudas de que los anuncios vayan a contener los reclamos en paritarias. "Apuraron esto para frenar una situación explosiva y calmar el malestar social por los aumentos de precios, pero la preocupación por el deterioro de los salarios no se resuelve con un parche", alertó otro dirigente.