Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Para la CGT, la polémica por Ganancias provocó la salida

Para la CGT, la polémica por Ganancias provocó la salida

La salida de Alfonso Prat-Gay no tomó por sorpresa ayer a la primera línea de la CGT. A lo sumo, a los jefes sindicales les llamó la atención la premura con la que el Gobierno activó la decisión y –especialmente– el tono que eligió para comunicar el desplazamiento del titular del Ministerio de Hacienda y Finanzas.

En la cúpula cegetista observaban desde hace tiempo el desgaste de la gestión de Prat-Gay y apostaban que los días del funcionario en el Gabinete difícilmente se extendieran más allá del verano. El brindis de fin de año que los gremialistas compartieron con el presidente Mauricio Macri y buena parte de sus colaboradores el último viernes en la residencia de Olivos, encuentro al que no fue invitado Prat-Gay, abonó esa especulación, ya agigantada por el traspié del ministro en el marco de la polémica por la reforma del impuesto Ganancias. "Quedó muy desautorizado, muchos creen que se va en enero", comentó uno de los dirigentes después de participar del convite con el jefe de Estado.

Desde el triunvirato de conducción de la central obrera, el propio Juan Carlos Schmid vinculó ayer la decisión presidencial de pedirle la renuncia a Prat-Gay con el conflicto por Ganancias. "Es posible que el desenlace por Ganancias influenció en la salida de Prat-Gay del Gobierno", indicó el gremialistas en declaraciones a Radio del Plata. Y ofreció más detalles: "Alrededor del tema Ganancias, algunos miembros del Gabinete se mostraron sorprendidos del proyecto (inicial, elaborado por Prat-Gay), que había sido enviado al Parlamento y que ni ellos mismos conocían. La sorpresa se convirtió en una mueca de desagrado, a nadie le gusta estar negociando con otro actor de peso y que se desconozca lo que se está promoviendo". Schmid se refirió así a las conversaciones que la cúpula cegetista mantuvo a mediados de noviembre con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el coordinador de la jefatura de Gabinete, Mario Quintana, para conocer la reforma del impuesto que promovía Prat-Gay, pero que –según confiaron los gremialistas– sus alcances era "desconocidos" por ambos funcionarios.

También puertas adentro de la central hubo algunas voces que plantearon cierta preocupación respecto al futuro de la política económica del Gobierno y las posibilidad de profundizar medidas de ajuste, y los efectos de la decisión de dividir en dos el Ministerio de Hacienda y Finanzas tras el alejamiento de Prat-Gay. "La salida del Ejecutivo de @alfonsopratgay es un hecho que preocupa. Aportaba otra visión a un Gobierno que parece encerrarse sobre sí mismo", afirmó a través de su cuenta en twitter el diputado del frente Renovador y dirigente sindical Facundo Moyano.