Efecto Covid-19: las mediciones de gas en comercios e industrias deberán ser presenciales

Para evitar sobrefacturaciones en comercios e industrias habilitan a las empresas a medir consumo de gas con declaraciones juradas

La modalidad habitual de control es sobre estimados de consumo en base a registros históricos. Pero el cierre de los negocios y las fábricas por la pandemia arroja resultados que difieren mucho del uso real.

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) habilitó a las distribuidoras que supervisa, a tomar los estados de los medidores con una declaración jurada para usuarios no residenciales (comercios e industrias) y ordenó reintegrar la sobrefacturación, en el caso en que se detecte que se haya cobrado de más.

Es que como consecuencia de la cuarentena obligatoria por la pandemia de Covid-19 (nuevo coronavirus), buena parte de la producción estuvo paralizada y los locales comerciales cerrados, pero las facturas por consumo de gas empezarán a llegar sin cambios, producto de la modalidad de medición: un estimado en base a registros históricos.

De esta forma, pese a que un comercio haya estado cerrado o una industria haya disminuido su actividad, al no haber mediciones presenciales la facturación sería errónea.

Así lo dispuso el ente que intervino el Gobierno a través de Federico Bernal, que firmó la Resolución 25/2020, publicada este miércoles en el Boletín Oficial.

Mientras dure el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) establecido por el Decreto de Necesidad y Urgencia 297/2020, las distribuidoras (Metrogas, Naturgy, Camuzzi Gas del Sur, Camuzzi Gas Pampeana, Litoral Gas, Distribuidora de Gas del Centro, Distribuidora de Gas de Cuyo, Gas Nea y Gasnor) podrán tomar el estado del medidor bajo declaración jurada del cliente.

"La emisión de una factura con consumo estimado en base al mecanismo establecido en el citado Artículo 14, Inciso (h) del Reglamento de Servicio de las Licenciatarias no reflejaría el consumo real", comunicó el Enargas.

La medida alcanza a todos los usuarios No Residenciales y aquellos Residenciales (hogares) que son nuevos en el servicio, que no posean registros históricos de consumo o con datos de consumo menores a un año.

"Es preciso destacar que, son muchos los usuarios no residenciales cuya producción es cero, y su consumo fue estimado en base a datos históricos, en un proceso productivo normal, sin limitaciones como consecuencia de una pandemia", informó el ente.

"Las diferencias en la facturación a favor del usuario, producidas como consecuencia de lecturas estimadas en facturas emitidas con consumo excesivo respecto del consumo real, deberán ser reintegradas en las facturas siguientes, salvo que el usuario formule un reclamo con relación con el consumo estimado, para lo cual el ajuste de la facturación se efectuará en el marco de la resolución del reclamo", agrega el comunicado.

Bernal, en su cargo desde el mes pasado, explicó: “Detectamos muchos casos con estimaciones que no guardan realidad con el consumo real. La medida que hemos adoptado, y que incluye el reintegro a usuarios y usuarias allí donde se haya producido la sobrefacturación, busca garantizar los derechos de los usuarios del servicio de acuerdo con el mandato del Artículo 42 de nuestra Constitución Nacional y de la Ley 24.076, que es el marco jurídico que regula la relación de las empresas gasíferas con los usuarios .

Tags relacionados

Más de Economía y Política