Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Para evitar evasión, el sector cárnico deberá registrarse ante AFIP

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) creó el Registro Fiscal de Operadores de la Cadena de Producción y Comercialización de Haciendas y Carnes Bovinas y Bubalinas”, a través del cual buscará reducir la evasión existente en el sector cárnico.

El registro, similar al que opera hace años para los Operadores de Granos y Oleaginosas, será obligatorio para todos los eslabones de la cadena de la carne, desde productores, pasando por consignatarios, hasta los frigoríficos. Solo quedarán exceptuados los transportistas.

El RFOCB fue creado por la resolución 3873 del organismo que lidera Alberto Abad, y los involucrados tendrán 90 días para darse de alta en el sistema. La solicitud se realizará mediante el sitio web de la Afip.

En los considerandos de la resolución, se remarca que “la permanencia en el registro estará condicionada a que el contribuyente mantenga una correcta conducta fiscal”..

Si la autoridad tributaria se constata alguna irregularidad, el operador será “inmediatamente suspendido del registro”.

Así como en el régimen fiscal para la cadena agrícola, el esquema para el sector cárnico establece que el operador que no corrija la irregularidad detectada será excluido del régimen, por o que quedarán alcanzados por alícuotas y valores diferenciales en los regimenes de percepción, retención o pago a cuenta del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

En ese marco, aquellos operadores que adhieran al RFOCB no tendrán retención de IVA, mientras que los suspendidos o excluidos serán alcanzado por una retención de 5%. Mientras el pago a cuenta establece que los montos a retener pueden duplicarse entre quien cumpla y quienes estén suspendidos o excluidos del registro. En ese sentido, en una operación de hacienda para faena que se haga a través de un consignatario, el comprador le retendrá $ 25 por cabeza al productor que esté en el registro, y ese monto subirá a $ 35 por cabeza para el suspendido o excluido. Si la operación se hace directamente con un establecimiento faenador, la retención será de $ 45 por cabeza para el inscripto y de $ 70 para el que no esté en el régimen.