U$D

JUEVES 13/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Para empresarios, la tasa debería rondar el 30% para que haya reactivación

Hombres de negocios y economistas coincidieron en que pese a la decisión del BCRA de volver a bajar la tasa y eliminar el piso del 60%, seguirán altas incluso en 2019. Insisten en la necesidad de reformar los créditos subsidiados para capital de trabajo

Para empresarios, la tasa debería rondar el 30% para que haya reactivación

La decisión del Banco Central de convalidar una nueva baja en la tasa de interés de las Leliq y, fundamentalmente, eliminar el piso del 60%, generó expectativas favorables en el mundo empresario, pero nadie avizora en el corto plazo una reducción importante del costo de financiamiento que impacte favorablemente en la actividad productiva. Las tasas reales altas llegaron para quedarse, y por un buen tiempo, coincidieron hombres de negocios y economistas consultados por El Cronista.

Desde la UIA, el director de Departamentos Técnicos, Gabriel Vienni, manifestó que "es una buena señal que empiecen a bajar las tasas", pero que "es de esperar que el BCRA lo maneje con mucha prudencia para evitar otro deslizamiento brusco del tipo de cambio, que provocó el salto inflacionario y la caída de la actividad". Para el economista, "es de esperar que por unos meses las tasas sigan siendo altas", por lo que remarcó la necesidad de que desde el Gobierno se sostengan medidas como las líneas de crédito subsidiadas hoy vigentes.

Hoy, la mayor necesidad de las empresas, especialmente las pymes, es acceder a financiamiento para capital de trabajo. Si una pequeña o mediana empresa tiene que ir al banco a descontar un cheque, puede llegar a pagar hasta 80%, mientras que con el subsidio de tasa anunciado por el Ministerio de Producción, el costo baja a 38%, en el caso de los bancos públicos, y a 45% en los privados. Pero también -señaló Vienni- sería importante que las tasas permitan que el consumidor pueda acceder a distintos bienes en cuotas, ya que la caída de la demanda por la escasez de financiamiento deja pocas perspectivas de inversión, independientemente de la tasa de interés. Por lo tanto, para los empresarios, es clave que mejore el ciclo económico y que la tasa esté más alineada con la expectativa de inflación.

Subsidio de tasas

El presidente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA), Martín Rapallini, coincidió en que "es importante que avance un proceso de reducción de la tasa", pero "todavía son niveles altos para la actividad productiva". "Por eso creo que es bueno el aporte de Producción con el subsidio de 12 y 15 puntos para la línea de descuento de cheque. Pero lo ideal es que estén igual o por debajo de la inflación", planteó el empresario.

También desde la Cámara de la Construcción, su presidente, Gustavo Weiss, opinó en el mismo sentido: "Creo que es positivo que no haya piso, pero de cualquier forma para que la tasa de interés impacte en la economía positivamente debe estar sustancialmente más baja, no mayor a 30%, 35%". Sobre las perspectivas hacia adelante, Weiss consideró que no ve una "baja violenta de tasas en el corto plazo, sino que la irán bajando muy de a poco".

Al respecto, los economistas están proyectando tasas reales altas al menos hasta el segundo semestre del 2019. El Banco Central podrá ir reduciendo gradualmente este costo, pero también se espera una desaceleración de la inflación, por lo que avizoran que la tasa esté 10 puntos por encima de la suba de precios el año próximo. Según afirmó Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina, "no habrá grandes novedades, seguirán las tasas altas reales positivas. No creo que la tasa sea el driver para reactivar. Hoy el BCRA prefiere contraer más la liquidez pero que haya calma cambiaria que inyectar más liquidez y que vuelva la volatilidad".



Desinflación

Para Guido Lorenzo, de la consultora LCG, la baja de la tasa es marginal, ya que "se están manejando con mucha prudencia". "Todavía la tasa es alta para que economía real empiece a despegar. Los niveles son todavía de una política monetaria con sesgo muy contractivo", aseguró. El punto a favor es que "se está logrando alinear la economía a un sendero de desinflación, lo que en el futuro permitirá relajar la política monetaria", agregó.

Por su parte, la responsable del equipo económico de la consultora Abeceb, Elisabet Bacigalupo, consideró que "la tasa sigue siendo alta y no es compatible con una recuperación de la actividad económica ni con la mejora del crédito. Hay un apretón monetario fuerte. El BCRA quiere bajarla, pero mira el dólar y la inflación, por lo que hay una tensión de objetivos y tiene un sólo instrumento". Para Abeceb, en 2019 la tasa se ubicará 15 puntos por encima de la inflación. "Bajará, pero seguirá siendo restrictiva", sostuvo la economista.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés