Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Para cubrir los costos, la tarifa de gas aún debe subir 43%

Sin contar los subsidios, en el gas con la tarifa actual se cubre el 70% de los costos de producción; en electricidad, un 34% y en transporte público, un 48%

A pesar de la fuerte suba, los precios que se pagarán están lejos de cubrir los costos de producción de gas

A pesar de la fuerte suba, los precios que se pagarán están lejos de cubrir los costos de producción de gas

Las tarifas de servicios públicos aún deberían subir, al menos, un 43% para llegar a cubrir los costos de producción. Este porcentaje de incremento es para el caso del gas. Pese a lo duro que es poder afrontar el tarifazo, para el transporte público el aumento debería ser todavía mayor: al alza que deberían registrar sería de 108%. Y, en el caso de la electricidad, las tarifas deberían casi triplicarse, es decir un 194%, de tener en cuenta los montos para que los números "cierren", siempre y cuando no se contabilice la ayuda del Estado de la mano de los subsidios.

Según estimaciones de FyE Consult, con el tope anunciado el lunes por el Gobierno de un 400% en las subas del gas, la relación entre la tarifa y el costo de producción es de 70%. "El incremento promedio en las tarifas era, en promedio, cerca de 350%. Pero hubo el efecto producto de cambio de temperatura, con un otoño más frío, lo que hizo que se llegaran a porcentajes más elevados", explicó Herán Hirsch, economista de esta consultora.

El caso de los colectivos es peor, ya que con las tarifas actuales se consigue cubrir un 48% del costo. Por este motivo, según estas estimaciones (basadas en datos oficiales), el boleto aún debería duplicarse, con una suba de 108%. De esta manera, pasaría en Capital Federal y Gran Buenos Aires de un precio promedio actual de $ 6,50 a $ 13,50.

El caso de la electricidad es en donde más "ajuste" se necesita para llegar a cubrir los costos, siempre y cuando no haya subsidios: la relación actual arroja que se cubre sólo un 34% de la tarifa.

Distintos funcionarios del Gobierno, como el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el de Energía, Juan José Aranguren, aseguraron que por este año no habrá más aumentos en las tarifas de servicios públicos.

Lo llamativo es que, pese al fuerte incremento del agua, transporte público, gas y electricidad, los subsidios no bajaron con tanta fuerza en lo que va del año. En el acumulado a mayo cayeron un 7% en promedio, según datos de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP). El punto es que al desglosar esta baja en promedio, en algunos rubros, como en transporte, se dio un incremento en las transferencias para gastos corrientes, de un 32%. En las empresas públicas la suba fue aún mayor: llegó al 105%.

Las transferencias al sector energético venían mostrando signos de moderación durante 2015: evidenciaron una suba de 8% interanual frente al incremento de 67% durante 2014. Entre enero y mayo de este año alcanzaron los $ 43.124,7 millones.